Lunes, 26 de Julio del 2021
turismo


Una Solución de Clase Olímpica

Publicado el 06/12/13

Cuando los juegos olímpicos de invierno comiencen, el próximo mes de febrero, los organizadores habrán enfrentado un desafío de comunicaciones y de redes sin precedente, con una influencia a nivel mundial.  Los miles de visitantes, atletas, entrenadores, medios de comunicación y voluntarios que se reunirán en Sochi, Rusia, esperarán disponer de la misma conectividad “siempre activa ” con la que cuentan en su casa u oficina.

Se espera que una cantidad abrumadora de dispositivos inalámbricos creen niveles de tráfico nunca antes vistos, con picos durante la ceremonia de apertura, hockey sobre hielo y otros eventos emblemáticos.  Es fácil imaginar a un atleta o aficionado, que no solo quiere observar la competición desde el banco, sino que quiere usar la tableta o el teléfono inteligente para tuitear su reacción sobre el rendimiento de un atleta, publicar fotos, actualizar su estatus en Facebook o ver la transmisión de video sobre las acciones que se están desarrollando en otros lugares.

Al mismo tiempo, los periodistas necesitarán presentar historias y subir fotos y videos que requieren más ancho de banda, tanto desde el centro de comunicaciones como desde lugares alejados.  Los jueces deberán informar los resultados en tiempo real y gestionar logísticas complejas.  Los voluntarios necesitarán acceso a los horarios e instrucciones actualizadas.  Y los equipos de seguridad deberán mantener una video vigilancia ininterrumpida para poder responder a los inconvenientes en el momento que ocurran.

De muchas maneras, estos son una versión de tamaño olímpico, de los desafíos que enfrentan las empresas todos los días.  Las demandas por ancho de banda están creciendo y probando los límites de la red de datos de la empresa.  Los miembros del equipo necesitan trabajar y colaborar perfectamente, donde quiere que estén: en la oficina, en cualquier lugar del campus empresarial, trabajando remotamente desde el hogar o en movimiento.  Todo el mundo quiere tener acceso a la red de la empresa desde de su tableta o teléfono inteligente predilecto, no desde un teléfono celular estándar entregado por la empresa.

Afortunadamente, las soluciones adoptadas por los organizadores de los olímpicos proporcionan un modelo que es fácil y asequible para que las empresas lo repliquen, independientemente del tamaño y de sus propios desafíos de red y comunicaciones.

Primera lección: Cumplir con los desafíos BYOD a los que se enfrentan.

El comité organizador de los olímpicos asume que quienes lleguen a Sochi estarán equipados con una abundancia de dispositivos, lo que incluye tabletas, teléfonos inteligentes y computadoras de todos los tipos imaginables.  Las especificaciones de hardware y protocolos variarán según el país de origen de cada persona.

Pero una cosa no variará.  Todos esperan conectividad inmediata a la red de datos para tuitear, enviar mensajes, hacer llamadas, iniciar aplicaciones y buscar información, tal como lo harían en el aeropuerto, el hotel y otros lugares lejos del hogar.

A fin de cumplir con la demanda, este será el primer olímpico de la historia en apoyar la creciente tendencia “traiga su propio dispositivo” (BYOD).   De hecho, los organizadores estiman que hasta unos 120.000 dispositivos podrían conectarse a la red de Sochi en cualquier momento.  Y a cada uno de estos dispositivos se le permitirá un nivel específico de acceso a la red de los olímpicos.

Para hacer frente al desafío, el software de Avaya, “Identity Engine”, asignará automáticamente derechos y permisos de acceso a la red basado en las credenciales y la función que tienen los usuarios.   Los organizadores pueden establecer zonas seguras dentro de la red a fin de que la información privada sea segura y accesible solo para los que tienen las credenciales apropiadas.

También pueden establecer niveles de calidad del servicio. Un camarógrafo transmitiendo en vivo un vídeo o los jueces del juego ingresando los resultados en tiempo real, desde una lugar remoto, tendrán asignado un mayor nivel de servicio que un aficionado subiendo imágenes a Flickr, a fin de que amigos y familiares en casa disfruten de la misma emoción.  Los dispositivos y permisos son administrados automáticamente empleando configuraciones predeterminadas.

Segunda lección: Vuélvase “virtual” para abordar las demandas de ancho banda.

Para cumplir con estas demandas de ancho de banda sin precedentes, los organizadores esperan que los juegos sean soportados por una “infraestructura” de red de datos virtuales que cuente con Shortest-Path Bridging, un protocolo de red de datos que crea un puente para que el tráfico de la red conecte fácilmente aplicaciones y usuarios.  La tecnología Shortest-Path Bridging elimina los cuellos de botella y aumenta dramáticamente el rendimiento de la red.

La “infraestructura” de una red virtual también proporciona la confiabilidad que demandan los olímpicos, debido a que no hay un solo punto de fallo.  En su lugar, el diseño de malla de la infraestructura proporciona redundancia y migración instantánea en caso de error, cuando se presenta un problema.  Y cuando el mundo está observando, la red no puede fallar.

La misma arquitectura de infraestructura virtual hace que sea muy fácil la implementación, la gestión y extender a petición la red de Sochi, desde las villas olímpicas y los centros de comunicaciones hasta lugares remotos de eventos deportivos.  El equipo de IT puede ajustar la capacidad de la red sobre la marcha e iniciar fácilmente nuevos servicios, sin tener que configurar múltiples puntos a través de toda la red.  Como resultado, ellos pueden abordar de manera fácil picos repentinos en el tráfico, transmitir video y otras aplicaciones que demanden gran cantidad de ancho de banda, todo sin impactar el rendimiento.

Tercera lección: Utilice el acceso inalámbrico para extender su alcance.

Los juegos de invierno del 2014 serán los primeros olímpicos en la historia que confían en gran medida en un acceso a la red “sin anclaje”.  Se colocarán dos mil puntos de acceso inalámbricos en 26 lugares, desde la cima de las montañas, donde están las pistas de esquí, hasta la Villa Olímpica sobre la costa del Mar Negro.

Este enfoque inalámbrico da a los organizadores una manera rentable de extender el alcance de la red y ofrecer conectividad a cualquier hora y desde cualquier lugar a los visitantes, periodistas, atletas y voluntarios desde el dispositivo inalámbrico que prefieran.

La flexibilidad no tiene precedentes.  Los empleados del evento puede hacer llamadas, tener acceso a archivos importantes en la red y llevar a cabo tareas que requieran un tráfico intenso de datos, sin tener que estar conectados a una oficina.  Los aficionados observando una competencia de snowboarding puede estar al día con los resultados de la competición de trineo.  Los periodistas pueden completar un reportaje, al mismo tiempo que observan una carrera de eslalon.  Camarógrafos y fotógrafos pueden subir desde cualquier lugar las imágenes que capturan del evento.

Cuarta lección: Combinar video con voz y datos en una sola red.

El video es el pan de cada día en los juegos olímpicos, ya que permite a los aficionados alrededor del mundo pueden participar en la acción.

En los olímpicos pasados se usó una red de transmisión de video separada, la cual estaba basaba en una infraestructura de cable coaxial.  Sin embargo, hubo problemas.  Durante los juegos de Londres en el 2012, por ejemplo, los organizadores le pidieron a los fanáticos que se abstuvieran de tuitear o enviar mensajes a fin de que los canales de transmisión pudieran tener una cobertura de video en vivo.  Debido a que la voz y datos se manejaban de manera separada al video, no había manera de administrar el ancho de banda y priorizar el tráfico de la red de manera organizada.

Pero todo cambiará en Sochi.  Estos serán los primeros olímpicos que combinarán video con voz y datos en una sola red basada en IP.   Al compartir la misma arquitectura de infraestructura virtual se reducirán los costos del video, se simplificara la administración de la red e incrementarán significativamente el rendimiento y la confiabilidad.  Ahora los tuits y los mensajes de texto pueden convivir pacíficamente con las demandas de los operadores televisivos.

También hay otra ventaja significativa.  Ahora se puede compartir video de manera más simple y con un mayor alcance.  El comité organizador planea aprovecharse de esta novedosa capacidad.  Treinta canales, con el Protocolo de Televisión por Internet (IPTV), se ofrecerán en Sochi, permitiendo a los medios de comunicación, atletas, entrenadores y aficionados estar al tanto de toda la acción.

Quinta lección: Emplee aplicaciones de colaboración para trabajar más rápido e inteligentemente.

La red de Sochi hospedará una plataforma de comunicaciones con herramientas de productividad que transformarán lo que cada usuario puede hacer.  Organizadores y voluntarios puede estar en cualquier lugar y aun así seguir trabajando sin interrupciones para mantener los juegos según lo programado, mientras los atletas y entrenadores pueden estar mejor conectados con sus equipos, familias y amigos.

Un ejemplo: al usar una aplicación de comunicaciones unificadas para dispositivos móviles, los organizadores podrán comunicarse y colaborar fácilmente, ya sea que estén en su oficina o recorriendo algún lugar de los olímpicos, podrán enviar mensajes instantáneos seguros, iniciar una video llamada o unirse a una videoconferencia para discutir temas importantes.  Además, podrán acceder a directorios y usar la información de “presencia” para ver quien está disponible para chatear.  Finalmente, el correo electrónico, el buzón de voz y los mensajes estarán disponibles desde una bandeja de entrada única y fácil de gestionar.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *







Carros Hyundai