Jueves, 28 de Octubre del 2021
turismo


Crónica: Universitario 1-0 Alianza Lima “Canchita para calmar el hambre de goles”

Publicado el 24/06/13

Universitario ganó un clásico aburrido con gol de Christofer Gonzales

Iba de la mano con mi sobrino al estadio Monumental, el pequeño estuvo emocionado desde que subió a la línea JV, ese ómnibus que tiene la ruta Javier Prado, hasta llegar a la entrada del distrito de Ate, aunque el recibió el “hinchaje” de otro cuadro capitalino por su padre, siempre quiso vivir lo que es un clásico peruano, el folklore que se vive en este tipo de partidos, más cuando fue muy sonado y promocionado en estos días, porque después de mucho tiempo los dos compadres llegaban en los primeros lugares del campeonato.

El Monumental lucía un margen espectacular de gente, mucho color y fiesta, lamentablemente los palcos lucieron vacíos por una disposición de seguridad por los hechos de violencia que ya conocemos, algo que no le conté a mi sobrino de nueve años, al cual no quería alarmar o preocupar, así, encontramos una buena ubicación para disfrutar del partido, que al final resultó ser más sobrio de lo pensado.

La bolsa de minutos desde hace algunos años en el torneo nacional, hacía que apostemos más por los jóvenes, a pesar de que muchos no estuvieron de acuerdo con el torneo de reservas, este fue de gran ayuda. El déficit económico de los dos grandes del país, hace que cuenten con muchos de ellos, y es tan notorio este uso de jóvenes, que estos dos equipos ya completaron en la fecha 21 lo que la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional exige a todos, completar 2400 minutos. En Alianza Lima Donayre, Aparicio, Serrano, Cartagena y Bazán empezaron en el equipo titular, en Universitario podríamos mencionar a Diego Chávez, Gómez, Romero, Olascuaga y “Canchita” Gonzales.

El primer tiempo el profesor Comizzo planteó de una manera singular, priorizó tener siempre el poder del balón, no importaba si no atacaban mucho, pero si rotarla, cuidarla y tenerla. Gómez y Chávez que suelen ser laterales con llegada, esta vez permanecieron en su ubicación siempre esperando las contras blanquiazules, ayudaron en la recuperación a Romero y Toñito Gonzales, y así colaborar con el “toque y toque” de los cremas. Esto hizo retroceder a los dirigidos de “Bam Bam” Valencia, y si hay algo que Alianza hace bien es defender, que es lo que mejor hizo en el partido anterior contra Sporting Cristal, en esa primera mitad solo podríamos contabilizar un solo ataque, que fue el tiro libre producto de una falta de Donayre a Olascuaga, especie de córner corto, Guastavino remataba directo al arco, los dedos de Heredia y el travesaño impidieron que la U se vaya al descanso con un gol a favor.

La segunda mitad no cambió mucho, la impaciencia de Alianza creció, no encontraron en Miguel Mosto un salvador, Bazán no soltaba mucho el balón ante una defensa ordenada y paciente, los minutos pasaban y quizás lo que buscaban los blanquiazules era encontrarse con una pelota parada y pugnar por el juego aéreo con un defensa goleador como es Walter Ibáñez, ambos se encontraban con remates al arco, primero Wilmer Aguirre en una trepada por el sector derecho, remató ante la salida de Carvallo pero fue desviado, y luego el uruguayo Guastavino que tuvo la oportunidad en sus pies, su remate fue bien leído por Heredia, que se arrojó al lado derecho, buena atajada.

Luego llegaría la mala definición de Miguel Mosto, que recibió un inmejorable pase desde la derecha, este recibió la pelota entrando al área pero su remate fue demasiado displicente, algo que nos hacía dar cuenta que Yordy Reyna será muy extrañado en el equipo Grone. Y como bien dice el dicho, “Goles que no haces, goles que te hacen” después del error de Mosto llegó la oportunidad para Universitario, Raul Ruidiaz que había salido con mentalidad encaradora en la segunda parte, escapó por derecha, sacó un centro que alcanzó a “Taquear” Olascuaga haciendo más larga la trayectoria del balón, dejando en una posición muy cómoda a “Canchita” Gonzales, este remató en primera, le dio el chanfle al esférico para que se abra un poco más, y la pelota fue a dar a la esquina inferior derecha de Heredia, el balón alcanzó a dar en el palo, algo que hacía imposible que Heredia pueda alcanzar el balón, Christofer había metido un verdadero golazo, un gol elaborado y bien trabajado que hizo despertar a varios tíos en la tribuna de Occidente, que se aburrían del poco futbol mostrado en el Monumental.

Faltaban aun veinte minutos para que se termine el clásico, la U siguió defendiendo como lo practicó Comizzo, tocando el balón, mientras tanto Wilmar Valencia volteaba a ver su banca de suplentes, y parecía ese niño que sale a la pizarra en clases de aritmética y no sabe cómo solucionar su problema, el ingreso de Vidales, Peña o Quinteros no era el remedio. Por su parte, el DT de Universitario hacia ingresar a Yosimar Vargas y Reiner Torres, dos jugadores que tienen buen toque y aparte marcan bastante, esto dio una oxigenación para el juego colectivo de la U, que solo tuvo que esperar que los minutos avancen para escuchar el pito de Miguel Santivañez, un árbitro que estuvo a la altura de este clásico, nunca se quiso complicar la vida o quiso “figuretear” como muchos de sus colegas.

El partido terminaba y dejaba al equipo crema puntero con 38 puntos, y lo más importante que Comizzo encontró una forma de jugar y avanzar con muchos toques hasta agobiar a su rival, hoy por hoy ningún hincha de la U quisiera que se marche, pensar que son los mismos impacientes, que exigían su cabeza después de que cayó goleado ante Cristal en la primera rueda, cosas del fútbol. Yo regresé a casa tranquilo, con mi sobrino, no solo porque se mostró una fiesta con mucha seguridad en el estadio, sino más bien por Canchita Gonzales que salvó el espectáculo con ese golazo ante las ganas de mi sobrino por ver un Clásico del fútbol peruano.

Escrito Por: Luis Ángel Polin.

Fotografía: Lino Chipana (El Comercio).



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *







Carros Hyundai