Viernes, 27 de Noviembre del 2020
turismo


“¿Colonialismo argentino?”

Publicado el 03/02/12

LIMA – El primer ministro británico David Cameron acusó a Argentina de colonialista por querer reposicionarse de las islas Malvinas. Según él, hay que priorizar el derecho a la autodeterminación de sus habitantes, aunque solo sean 3,000. Estas están en la plataforma continental suramericana a menos de 500 kilómetros de la costa de Patagonia. Las Malvinas fueron parte de la república argentina desde su fundación hasta 1833, cuando buques británicos las capturaron y echaron a su población argentina.

El Reino Unido recién reconoció a los malvinenses como nacionales suyos después de la guerra con Argentina hace 30 años, pese a vivir a 12,000 kilómetros de dicho país y no poder participar nunca en sus elecciones generales ni tener uno solo de los 650 parlamentarios.

Las Malvinas tienen un enorme potencial petrolero y, además, son parte de una serie de archipiélagos que los británicos controlan en todo el Atlántico sur y que les permitieron dominar ese océano en las 2 guerras mundiales.

Es la última dependencia que tienen en Sudamérica y una de las pocas que les queda en el mundo. Tanto Brasil como Colombia hoy tienen islas en el Atlántico que los británicos se las cedieron, algo similar a lo que pasó con la costa misquita caribeña que hoy se encuentra reintegrada a Nicaragua y Honduras. La descolonización británica del Caribe dio paso a una docena de nuevos estados, en tanto que Gran Bretaña mantiene 5 territorios insulares y poco poblados en dicho mar, los mismos que no son reclamados por ningún otro estado.

Hay 2 antiguas colonias británicas en la plataforma continental americana que sí generaron disputas con repúblicas hispanas. Guatemala reclamó a las Honduras Británicas como su provincia adyacente al Caribe, pero esto fue rechazado por la mayoría de los países de la región, que aceptaron que este era un nuevo país con una historia y población diferentes, el mismo que tuvo el derecho a autodeterminarse para conformarse como Belice. La otra es la parte oriental de la república de Guyana que Venezuela aún reclama como suya, aunque ello no ha conducido a guerra alguna.

A diferencia de Belice y Guyana, que son naciones con cientos de miles de habitantes, las Malvinas están casi deshabitadas. La bravura de Cameron tiene mucho que ver con la presión de financistas de su partido y también una herencia de Thatcher, la cual se consolidó con la guerra de las Malvinas.

Esta actitud también contrasta con la diplomacia de Londres ante Hong Kong (territorio superrico de 7 millones de habitantes que devolvió a China, a la que se lo arrebató casi al mismo tiempo que se anexó las Malvinas) o ante Gibraltar (peñón arrancado a España hace 3 siglos, que, a pesar de que sus casi 30,000 habitantes votaron por no querer volver al control de Madrid, Londres sigue negociando con ésta una fórmula de compromiso).



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai