Lunes, 30 de Noviembre del 2020
turismo


“El Profeta de Romney”

Publicado el 21/01/12

LIMA – 

La política exterior de EEUU se centra desde hace una década en la guerra contra el ‘fundamentalismo islámico’, la cual puede conllevar a una invasión de Irán.

Sin embargo, en esa confrontación, la megapotencia empieza a plagiar elementos de la ‘guerra santa’, para lo cual cuenta con el aval ideológico de numerosas iglesias evangélicas y del mormonismo. Esta última ha venido ampliando tanto su rol que bien podría llegar a conseguir que Mitt Romney, un antiguo obispo mormón, lidere la Casa Blanca. Él no solo sería un presidente muy devoto, sino el primero de la historia de las Américas y de cualquier potencia que sea guiado por alguien que se reclama como un Profeta viviente y vidente. Dicho ‘mensajero de dios’ es Thomas Monson (de 85 años de edad) quien es considerado, al igual que todos sus 15 predecesores en el cargo desde hace 18 décadas, como la única persona que está en contacto directo con Jesús y cuyas ordenanzas son ley. Tal atribución es algo que hoy no se la irroga ningún Papa, patriarca, cura, pastor, rabino o mulá.

Su poder es tal que su palabra debe ser obedecida ciegamente, aunque él adopte una posición contrapuesta a la que antes tuviese su iglesia. Él tiene una directiva compuesta por “Doce Apóstoles”, la cual está muy entroncada con el partido republicano. Desde 1903 a 1933 uno de sus apóstoles (Reed Smoot) fue senador republicano por Utah. Luego otro de ellos Ezra Taft Benson, fue ministro de Agricultura y una de las figuras más conservadoras del gobierno republicano de “Ike” Eisenhower (1953-61) para luego en 1985-1994 asumir el cargo de Profeta.

El mormonismo siempre ha tenido un rol político importante en la megapotencia. Primero ayudó a ésta a colonizar el Oeste y a que EE.UU. ganase guerras contra México y los nativos. Luego de haber sido el mayor promotor de la poligamia en el hemisferio y de haber vetado que los negros puedan ser sus sacerdotes ellos se han modernizado buscando ser uno de los canales del tradicionalismo norteamericano y uno de los principales impulsores de movimientos proEE.UU. en el resto del mundo. Con su prédica que los primeros americanos y polinesios son una de las tribus perdidas de Israel ellos han ido calando en esas poblaciones creando un puente entre éstas y los sectores más conservadores de Washington. Hoy representan una forma de fundamentalismo religioso que secunda totalmente a Washington en la guerra contra el fundamentalismo islámico. Históricamente los mormones han sido uno de los puntales de Bush y del ala derecha promilitarista del Partido Republicano.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai