Domingo, 28 de Febrero del 2021
turismo


“¿Nazismo pro-judío?”

Publicado el 01/08/11

LIMA – Desde Hitler hasta la matanza noruega del 22 de julio, Europa no había visto a un rubio germánico disparando a más de 100 adolescentes y jóvenes indefensos.

Por ello, muchos dicen que esta atrocidad fue hecha por el neo-nazismo, aunque Breivik, el autor de ésta, se considera enemigo de Hitler, reivindica a quienes le resistieron en su natal Noruega y dice que los nazis fueron genocidas. Encima, él dice ser amigo de Israel y pide que éste expulse a todos los palestinos.

El ultraderechista Partido Progresista, en cuyas filas se educó durante la mayor parte de su vida política, es tan pro-sionista que demanda que la embajada noruega pase de Tel-Aviv a Jerusalén, para indicar un apoyo a la anexión hebrea de esta ciudad milenaria.

Uno de los movimientos a los cuales Brevik admira es la Liga de Defensa de Inglaterra, cuya mayor manifestación (la cual pude observar directamente en Luton) estaba llena de banderas israelíes, siendo un rabino californiano quien fue el orador final, llamando a la unión de cristianos y judíos contra el Islam.

En Europa y EE.UU. viene surgiendo una nueva extrema derecha unida en torno al odio contra los musulmanes.

Si el partido de Hitler se llamó “Obrero Nacional Socialista” de Alemania e hizo una dictadura uni-partidaria que quiso exterminar a todos los judíos, gays y gitanos, esta nueva ultraderecha no surge como reacción a las revoluciones comunistas, sino después de la descomposición del bloque soviético; no se proclama ni “obrera” ni “socialista”, no plantea estatizaciones o el unipartidismo, y se proclama anti-estatista, libertaria, pro democracia, pro Israel y a veces hasta pro gay (el primer gobernante abiertamente homosexual de la historia fue el ultraderechista holandés Pim Fortuyn).

El eje de esta nueva ultraderecha es luchar contra la multiculturalidad que han traído los liberales y las izquierdas para desterrar al Islam.

En los treinta y cuarenta, los judíos eran la principal minoría religiosa y étnica de Alemania y de sus vecinos, y Hitler asesinó a 6 millones de ellos. Empero, la Europa post-holocausto nazi ya no concentra a la mayoría de los judíos del mundo, sino sólo a poco más de un millón de ellos (quienes representan el 0.1% de sus habitantes). En cambio, desde la postguerra han arribado tantos musulmanes a Europa que éstos ya superan los 50 millones y el 7.5% de su población. Los 75 millones de turcos, además, piden entrar a la Unión Europea.

Hitler, quien ansió exterminar al que era el principal pueblo semita de su tierra (los judíos), reclutó al Mufti de Jerusalén y a miles de musulmanes bosnios y albaneses. Hoy la nueva ultraderecha considera que el principal enemigo interno que tiene es la nueva mayor minoría religiosa de Europa, la cual reza en otra lengua semita (el árabe), ante la cual busca utilizar a los judíos y a Israel como su punta de lanza.

La nueva ultraderecha no será nazi, pero repite la misma táctica de empujar a semitas contra semitas.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai