Miercoles, 3 de Marzo del 2021
turismo


Tras el atentado ultraderechista en Noruega

Publicado el 25/07/11

A poco de los atentados gemelos sobre Noruega del viernes 22, los analistas coincidían en creer que lo más probable es que los autores de éstos fuesen los mismos que hace una década se volaron las Torres Gemelas de Nueva York.

Sin embargo, ya ha sido detenido quien se disfrazó de policía y disparó a cientos de adolescentes y jóvenes en el campamento de verano del partido laborista en Utoya: Anders Behring Breivik. Uno de los jefes de la policía noruega, Roger Andresen, declaró que él es fundamentalista religioso (aunque no musulmán sino cristiano). Behring, a diferencia de los autores de los atentados de EEUU 2001 y Madrid 2004, no es un árabe o mahometano que llegó del exterior, sino un noruego apuesto, alto y rubio de 32 años quien en su Facebook reivindicaba valores conservadores.
Al leer la prensa escandinava vemos que toda ésta coincide en revelar que él fue militante de la Juventud y del Partido Progresista, la principal fuerza de oposición del país, entre 1997 y 2007. Según el ‘Bergens Tidende’ Behring llegó a ser presidente o directivo de su regional oeste en Oslo entre 2002 y 2004. Para el director de la revista sueca Expo, Behring no actuó solo, pues aunque no se encuentre a otra persona junto a él, su accionar no es un hecho aislado pues obedece a un ataque frontal a la socialdemocracia y al Estado noruego que ésta ha forjado en los últimos ¾ de siglo.

En el VG, el diario en cuyas inmediaciones explotó el bombazo contra el edificio de gobierno, Joran Kallemyr, líder del partido progresista en Oslo, reconoció haberlo conocido a Behring como un funcionario de su organización, aunque dijo estar tan sorprendido como que si alguien hubiese sido amigo de Hitler antes de que él hubiese sido un jefe nazi.

A pesar de que el Partido Progresista condena esa barbarie, no se puede ocultar el hecho de que hace 4 años el único autor aún conocido de la matanza de casi 100 civiles noruegos (la peor que esta nación ha sufrido tras la ocupación nazi de 1940-45) militaba en ese partido, del cual llegó a tener una posición importante en una de las regionales de la capital.

Los Partidos Progresistas de Dinamarca y Noruega nacen a inicios de los setentas ligados al régimen racista surafricano y proponiendo eliminar los impuestos a las ganancias y eliminar el estado de bienestar social. Una de las cosas que les ha hecho más populares es su discurso contra la inmigración y el Islam.

Lo que ha pasado en Noruega es algo que debe producir reflexiones en toda Europa. La crisis que estremece a este continente y el rechazo a Al Qaeda ha venido siendo caldo de cultivo para que se masifiquen movimientos que pidan detener la inmigración y hasta hacer retornar a muchos ciudadanos europeos de padres inmigrantes.

El establishment europeo ha decidido no dejar que los ultraderechistas con tufo fascista (como Le Pen o el BNP inglés) puedan llegar a gobierno alguno. Sin embargo, ha aceptado que xenofóbicos ‘no fascistas’ de la escuela del progresismo escandinavo, como el partido de Pin Fortyn en Holanda, la Liga Nórdica en Italia o el FPO austriaco de Haider.

Noruega: el partido socialista gobernante que más tiempo ha gobernado en el mundo

El laborismo noruego, que fue el blanco de los ataques del fatídico viernes 22, es el único partido que hoy gobierna a algún país del mundo que fuese un fundador de la Internacional Comunista de Lenin y Trotsky en 1919. Ningún otro partido socialista electo hoy en cualquier rincón del planeta ha estado como éste superando los 60 años en el poder.

El ‘Arbeidespartei’ (Partido de los Trabajadores’) fue fundado en 1887 y 4 décadas después se convirtió en la principal formación política de Noruega. Tras haberse distanciado de la Internacional Comunista en 1923 fue girando hacia la socialdemocracia.

En 1928 durante dos semanas tuvo un primer ministro. De 1935 a 1965 el laborismo casi monopolizó el gobierno, salvo durante la ocupación nazi de 1940-45, cuando siguieron encabezando el gobierno en el exilio en Londres, y un mes en 1963. De 1971 al 2001 los ‘rojos’ han gobernado Noruega salvo algunos periodos que suman 10 años.

En los últimos 76 años los laboristas han gobernado 60 años y solo han sido depuestos electoralmente por sus contrincantes conservadores, centristas o democristianos por interludios que solo duran juntos menos de 16 años.

Nueve de sus líderes han sido primeros ministros. Tres de ellos superaron una década en ese cargo, siendo Einar Gerhardsen el que más tiempo ha gobernado Noruega, pues tuvo varios periodos que suman 17 años y 17 días, algo que quisiera superar Hugo Chávez quien preside ininterrumpidamente Venezuela desde hace 12 años y medio.

Noruega, comparte con Dinamarca y Suecia, una lengua inteligible, un mismo pasado vikingo y un similar modelo político. Estos 3 forman parte de la única península europea (la escandinava) que mantuvo a todas sus monarquías y que, al mismo tiempo, estuvo dominada por la socialdemocracia, la misma que moldeó su generoso estado de bienestar social.

Las privatizaciones y el nuevo modelo monetarista que Thatcher en 1979-91 fue imponiendo al otro lado del Mar del Norte (y que sirvieron de ejemplo para sentar la globalización liberal y desarticular el bloque soviético) fueron alentando a una serie de partidos en Europa y el mundo que querían desnacionalizar empresas y hacer que la participación del Estado en la economía se reduzca lo más posible.

Poco antes que Thatcher se convirtiera en la héroe de los libertarios, en Dinamarca y Noruega surgieron los ‘Partidos Progresistas’ quienes pedían eliminar todos los impuestos a los ingresos, desestatizar escuelas, hospitales, empresas y servicios sociales y restringir la inmigración.

Éstos empalmaron con el desarrollo de una nueva extrema derecha europea, la misma que, si bien convergía con los reclamos anti-inmigrantes y anti-musulmanes de los neo-fascistas, no organizaba bandas de choque ni tenía una agenda estatista, por lo que la partidocracia europea no vetó el que esta nueva extrema derecha pudiese llegar a conformar gobiernos.

Anders Behring, el autor de la matanza de casi 100 compatriotas civiles suyos, pasó la mayor parte de su vida adulta en el ‘progresismo’. Si bien hay quienes querrán interpretar a la carnicería que se dio el viernes 22 como la acción de uno o más individuos, lo cierto es que también puede significar que existe una tendencia dentro de la derecha xenofóbica legal hacia un nuevo tipo de terrorismo como el que se dio en Oklahoma

Noruega: el país de donde vino el cristianismo a América

El 22 de julio se dio la peor masacre que haya sufrido Noruega en tiempos de paz. El autor de los disparos que mataron a más de 85 jóvenes ha sido identificado como un noruego fundamentalista cristiano (y no musulmán como inicialmente se suponía)

Toda una ironía pues desde Noruega vinieron los primeros cristianos que poblaron América, el continente donde hoy reside casi la mitad de la población mundial que cree en la biblia.

Noruegos fueron quienes crearon la primera iglesia americana mucho antes de que surgieran las civilizaciones y templos aztecas o incas.

Ésta fue construida menos medio milenio antes de Colón. Quien levantó ésta fue la esposa de un jefe vikingo noruego, pueblo que hasta el siglo XI llegó a ser el mayor reducto pagano de Europa y que hizo sus primeros barcos de travesías largas para saquear y quemar iglesias, monasterios y ciudades cristianas donde violaban, torturaban y mataban a sacerdotes, civiles y menores de edad.

506 años antes del viaje de las 3 carabelas el noruego Erick el Rojo había llegado a Groenlandia donde implantó una colonia vikinga, la cual duró siglos y que hizo que esta isla, la mayor de América y del mundo, sea hasta hoy parte de una monarquía escandinava.

Él nunca dejó de creer en Odín y Thor, pero su esposa Thjodhildr, que era cristiana, construyó una iglesia en su granja. Ella habría educado a todos sus 4 hijos en el catolicismo. Cuando ellos crecieron fueron a descubrir las tierras de los actuales EEUU y Canadá donde establecieron colonias. Uno de ellos, Leif Ericson comandó la expedición, pero dos de ellos fueron muertos por los nativos.

Restos de la casa y la iglesia de Thjodhildr han sido hallados. Aún hoy los turistas pueden visitar la milenaria iglesia de Hvalsey que realizó su última boda en 1408.

En el primer milenio después de Cristo los vikingos se habían convertido en el mayor pueblo navegante de la historia. Sus innovadores botes les permitían hacer veloces viajes con los que circunnavegaron toda Europa desde el Atlántico al Mediterráneo y desde el Báltico por los ríos rusos hasta los mares Negro y Caspio. Saquearon París, Lisboa, Dublín, York y Andalucía (donde se asentaba el reino español). Crearon reinos desde Inglaterra, Escocia a Irlanda hasta Sicilia y Kiev (donde fundaron lo que sería Rusia). Vikingos fueron escoltas del emperador de Bizancio y llegaron a Bagdad, capital del Islam.

Con el tiempo varios reyes vikingos fueron abrazando el cristianismo buscando así entrar a la civilización europea. Olaf Tryggvason siendo rey noruego en los años 950-1000 quiso obligar a sus súbditos a cristianizarse utilizando para ello la tortura, los asesinatos y los secuestros.

Él lideró la convención forzosa de Islandia, isla que los vikingos politeístas colonizaron en el 870 y que parece que poco antes tuvo cristianos. Si tomamos en cuenta que ésta geográficamente podría ser parte de América (está más cerca a Groenlandia que a Europa y que la isla de Pascua o las Galápagos a Suramérica) allí estuvieron los primeros cristianos americanos. En todo caso, casi todos los que tienen una religión en Islandia o Groenlandia son cristianos, quienes profesan esa fe allí por el doble de tiempo que lo hacen sus correligionarios en el resto de las Américas.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai