Lunes, 18 de Enero del 2021
turismo


“Sir Simon “

Publicado el 18/04/11

LIMA – Esta semana falleció Sir Simon Milton, uno de los 3 vicealcaldes de Londres y jefe del personal del mayor municipio europeo. La leucemia asesinó a alguien que aún no cumplía el medio siglo de vida.

Ésta es la pérdida más importante que ha tenido la actual alcaldía londinense y también el gobierno británico, que son liderados por los tories.

Su muerte me ha producido varias reflexiones.

El llegó a encabezar el distrito de Westminster, allí donde está el Parlamento y vive la reina y el primer ministro. Tras haber secundado la dureza de Thatcher, él fue evolucionando hacia un conservadurismo de centro, como el que representa el burgomaestre londinense Boris Johnson, a quien él le sirvió organizando su elenco.

A alguien a quien se le menciona ser del partido conservador más antiguo y que más tiempo ha gobernado en el mundo, uno podría pensar que también fuese un tradicionalista social.

Empero, Simon no perteneció a la iglesia oficial como tampoco fue un cristiano. El fue enterrado como un judío reformista que creía en los matrimonios gays, cosa que él practicó con su pareja de dos décadas.

Su sepelio se dio en el norte de Londres, cerca de donde también hace 15 años atrás enterramos a mi tío Ellis Hillman, quien también fue un connotado israelita de una administración municipal de Londres, aunque él ocupóon el espectro político opuesto, siendo un laborista que provenía del trotskismo y que siguió los rituales judaicos ortodoxos.

¡Qué plural es esta urbe! Así como uno puede encontrar un judío que sea económicamente conservador y socialmente radical (como Milton) y otro que fuese económicamente radical y socialmente conservador (como Hillman), uno puede hallar en el mismo barrio gente que habla hasta más de cien idiomas diferentes o pertenece a más de cien cultos disímiles.

Amar a personas de su mismo sexo es algo que rechazan muchos conservadores sociales (incluyendo los de la izquierda), pero es algo de lo cual se enorgullecieron de hacerlo, aunque con discreción, tanto él como el otro vicealcalde londinense, Richard Barnes.

Boris Johnson llegó a la alcaldía capitalina obteniendo la votación más alta que jamás antes haya tenido un británico en la historia. Él pudo deponer al chavista Ken Livingstone, quien entre 1981 y 2008 fue el laborista más popular de Londres, debido a que su conservadurismo -en vez de rechazar a las minorías (que juntas son la mayoría de esa metrópolis, la más cosmopolita del globo)- planteaba respetar éstas.

Johnson incluso llegó a chocar con su propio partido al plantear amnistiar o regularizar a casi un millón de inmigrantes irregulares.

Traté con Milton varias veces. Inicialmente chocamos, pues él no quiso impedir la demolición del mayor centro comercial latino de Londres, algo que logramos evitar tras mucha presión social y judicial. Sin embargo, siempre reconocí en él a un hombre trabajador y amable.

Su equipo municipal tiene el mérito de haber iniciado el reconocimiento de la minoría de habla hispana y portuguesa en la capital del idioma inglés, en tanto que Johnson, por haber nacido en un hospital portorriqueño de Nueva York, llegó a reclamar ser el primer alcalde latino-americano de Europa.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai