Menu
Categories

Luego de seis años de ausencia, Ricardo Montaner entregó a Lima un concierto inolvidable
19/12/2010 Espectáculos

Fueron seis años de ausencia que el ídolo supo resarcir a su público peruano con un espectáculo de alta calidad, que no solo fue música romántica sino también una explosión de ritmo, juegos, bromas y hasta un coro del vals “Y se llama Perú”, muy a su estilo.

A las 21.40 horas se encendieron las luces para que el cantautor venezolano regalara sus dos primeros temas “Necesito de ti” y “Cuando a mi lado estás” de su nueva producción discográfica.

La espera de cerca de una hora y el frío de la noche limeña hicieron mella en el público que al principio se mostró un poco frío, pero que reaccionó cálidamente al escuchar de la voz del ídolo sus ya clásicas “Será”, versión que fue apoyada por el acompasado sonido de un saxo y “Tan enamorados”, que sí fueron ampliamente coreadas por el público.

A partir de allí, el público se entregó al artista que no dejó pasar la oportunidad para poner en evidencia la enorme gratitud que le tiene al Perú, país que junto a Maracaibo, la ciudad venezolana donde vivió, marcaron los inicios de su carrera.

“Yo he recorrido el Perú de norte a sur con mi guitarra al inicio de mi carrera. He ido a pueblitos que estoy seguro muchos de ustedes no conocen. Ahora sí puedo decir que tengo una gran familia peruana”, dijo el artista recibiendo el cerrado aplauso de los presentes.

Vinieron luego “Castillo Azul”, “Ojos negros” y “Solo con un beso”, balada a la que le introdujo un arreglo musical especial, para convertirla en un tema netamente bailable.

Montaner le pedía al público cantar cada vez más fuerte “para que nos escuche el presidente”, “para que nos escuche el Premio Nobel Mario Vargas Llosa”.

La alusión a nuestro laureado literato fue un motivo más para que el público estallara en aplausos. Fue entonces que Montaner dijo que improvisaría una canción a la mujer limeña, en la que terminó jugando con la letra de la emblemática Flor de la Canela.

En otro momento de su presentación, entonó también el coro del vals “Y se llama Perú, como un homenaje al país que lo vio nacer como artista.

Se dio tiempo también para contar entre risas que el pianista de su banda se había quedado sin ropa porque su equipaje se perdió en el camino y que pronto iba a ser abuelo. También preguntó por sus amigas Gisela Valcárcel y Regina Alcover.

Como todo no podía ser romanticismo, Montaner dio paso a la parte más divertida de su show con las movidas “Cachita” y “La Conga”, cerrando con “Soy feliz”, la canción que le da nombre al tour que lo trajo a Lima y que es una oda al optimismo y a todo lo bueno que representan las pequeñas grandes cosas de la vida.

Pasada la euforia del momento, el romance volvió a apoderarse de las instalaciones del Jockey Club del Perú para deleitar a los presentes con “A dónde va el amor”, “Déjame llorar”, “El poder del amor” y “Bésame”, con los que el artista ratificó que pese al paso de los años su calidad vocal sigue intacta.

La despedida fue con “La cima del cielo” y “El centro de la tierra”, un tema que cantó a dúo con su hijo Ricardo, quien también es guitarrista de su banda, al igual que su hijo Mauricio de 17 años, baterista de su grupo.

Antes de que cayera el telón, Montaner pidió a Dios que bendiga al Perú y bendiga a Vargas Llosa y acompañado de sus coristas y sus cuatro bailarinas, volvió a regalarle al público la canción “Soy feliz”, y claro, volvió a hacer felices a todos sus seguidores.

Leave a Reply
  

CORONAVIRUS COVID-19 - DATOS CIENTIFICOS Y CONSEJOS

*