Viernes, 18 de Septiembre del 2020
turismo


EEUU vivirá una votación “histórica” por reforma sanitaria el domingo

Publicado el 20/03/10

En el largo debate sobre la reforma sanitaria estadounidense ya se han vivido incontables momentos “fundamentales”. Este domingo tendrá lugar otro, quizás el más relevante de ellos.

Está previsto que ese día la Cámara de Representantes vote el paquete de reformas destinado a imponer nuevos controles a las prácticas de las compañías aseguradoras sanitarias y a ofrecer cobertura médica a más de 30 millones de estadounidenses que en la actualidad no cuentan con estos servicios.

El presidente Barack Obama y sus correligionarios del Partido Demócrata están embarcados en un último esfuerzo por ganar apoyo para su proyecto más ambicioso en política interior, que ha dividido al país durante más de un año de agrio debate.

El viernes aún no estaba claro si los demócratas contarán con los 216 votos necesarios para que la reforma consiga el visto bueno de la Cámara, aunque las cifras parecían inclinarse a favor de Obama.

“Vamos a tener los votos”, aseguró el viernes Steny Hoyer, el segundo hombre más importante del Partido Demócrata en el Congreso. Pero ni él ni sus compañeros de partido pudieron respaldar esta afirmación con cifras concretas.

A los demócratas les faltan entre cinco y diez votos para sacar adelante la reforma, ya que unos 30 congresistas del partido de Obama no se han puesto del lado del proyecto del presidente.

Obama lanzó ayer una última apelación pública en un mitin de tintes electorales pronunciado en una universidad de Virginia. Hoy, invitará a los congresistas demócratas a la Casa Blanca para trasladarles su petición de forma privada.

“Vamos a hacer algo histórico este fin de semana. De eso es de lo que se trata esta votación sobre el sistema sanitario”, aseguró Obama ante 10.000 estudiantes en la Universidad George Manson, cerca de Washington.

Ni los partidarios ni los detractores de la reforma dudan de la relevancia de la votación prevista para el domingo y todos se han embarcado en los últimos esfuerzos para sacar adelante su postrura.

Votantes apasionados bloquearon las centralistas del Congreso, mientras los grupos de presión inundaron las ondas con anuncios televisivos de última hora.

Los republicanos están unidos en la oposición a la reforma, la opinión pública está dividida y muchos demócratas moderados dudan si apoyar o no la controvertida reforma sanitaria.

“El pueblo americano no quiere esto”, aseguró el viernes el congresista republicano John Boenher. “Si alguien piensa que el pueblo americano va a olvidar esto, sólo tiene que esperar”, añadió.

Boenher espera que el malestar por la reforma se traduzca en réditos electorales en las elecciones parciales que se celebrarán en noviembre. Los demócratas, que temen el coste que podría acarrear el fracaso de esta iniciativa legislativa, esperan que la tormenta pase cuando consigan aprobar la reforma.

A pesar de todo, la votación del domingo no es la última en este largo proceso. La Cámara de Representantes votará una versión de la reforma que fue aprobada por el Senado en diciembre, pero también adoptará una serie de cambios que serán de nuevo remitidos a la cámara alta para la aprobación final.

Según estimaciones publicadas el jueves por el organismo que arbitra los costes legislativos, las reformas costarían 940.000 millones de dólares en los próximos diez años y ampliarían la cobertura médica a 32 millones más de norteamericanos

(FIN) NDP/GCO



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai