Sábado, 19 de Septiembre del 2020
turismo


Trasplante de ovario, ¿fertilidad eterna?

Publicado el 25/02/10

Stinne Holm Bergholdt había quedado estéril después de someterse a un tratamiento de cáncer. Pero antes del tratamiento se le extrajo tejido ovárico para congelarlo y trasplantarlo posteriormente.

Hace cinco años fue sometida al trasplante de ese tejido y en febrero de 2007 la señora Bergholdt dio a luz una niña.

Después, en 2008 descubrió que estaba embarazada por segunda vez y en septiembre de ese año dio a luz a otra niña.

El logro de Stinne Holm, dicen los expertos, demuestra que los tejidos ováricos pueden seguir produciendo óvulos muchos años después de haber sido congelados en nitrógeno.

Y en teoría, esto podría permitir a las mujeres prolongar indefinidamente su fertilidad y concebir un bebé de forma “natural” años más tarde en su vida.

Criopreservación

“Estos resultados demuestran que la criopreservación de tejido ovárico es un método válido para preservar la fertilidad” afirma el profesor Claus Yding Andersen, médico de la señora Bergholdt y experto en reproducción humana del Hospital Universitario de Copenhague.

“Y debería alentarse el desarrollo de esta técnica como procedimiento clínico para las niñas y jóvenes que enfrentan un tratamiento con el cual pueden resultar dañados sus ovarios”, agrega el científico.

La señora Berholdt, que ahora tiene 32 años, fue diagnosticada con sarcoma de Ewing en 2004 y antes de que fuera sometida a la quimioterapia le fue extraída y congelada parte de su ovario derecho.

El tratamiento de cáncer fue exitoso pero, como se esperaba, los medicamentos la volvieron estéril.

En 2005 cinco delgadas capas de tejido ovárico le fueron trasplantadas en lo que quedaba de su ovario derecho. El órgano comenzó a funcionar de forma normal otra vez y después de recibir un tratamiento leve de estimulación hormonal logró embarazarse.

La mujer, que tal como expresó, nunca esperó poder embarazarse y mucho menos tener dos hijos, dijo que era “un milagro”.

“Fue una enorme sorpresa descubrir que mi cuerpo estaba ahora funcionando con normalidad y que podríamos tener al segundo bebé sin pasar por los tratamientos de fertilidad”, expresó Berholdt.

“¡Fue en realidad un milagro!”.

Las bebés Berholdt -Lucca y su hermana Aviaja- están en la lista de sólo nueve niños que han nacido en el mundo gracias a el procedimiento de criopreservación de tejido ovárico.

Tal como señala el profesor Andersen, el éxito en el caso de Stinne Holm demuestra que el tejido preservado podría continuar funcionando durante muchos años más.

“Es un hecho increíble que estas capas ováricas hayan estado funcionando durante tanto tiempo, y la información demuestra lo poderosa que esta técnica puede ser”, expresa el profesor Andersen.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai