Sábado, 26 de Septiembre del 2020
turismo


Proveedores de Internet sienten a Google como amenaza

Publicado el 11/02/10

Google Inc. anunció que planea comenzar a ofrecer acceso a Internet ultra rápido en algunas ciudades de Estados Unidos, una iniciativa que intensifica las presiones políticas y comerciales que afrontan las operadoras de cable y telecomunicaciones.

La decisión de Google, que ya ha tenido varios encontronazos con los proveedores de acceso a la Web, parece motivada casi tanto por razones políticas como de negocios.

La empresa dijo que construirá y probará redes de fibra óptica que llegarán a hogares en varias ciudades, con el propósito de servir a entre 50.000 y 500.000 personas. Aclaró que no tiene intenciones de construir una red nacional para competir con las que ofrecen

Comcast Corp. y Verizon Communications Inc. Su moticación, insistió, es demostrar los nuevos usos de Internet a velocidades altas. El anuncio se produce cuando la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (FCC, por sus siglas en inglés) está cerca de completar un plan nacional de banda ancha, un documento que esbozaría propuestas para asegurar que todos los estadounidenses tengan acceso a Internet que sea asequible y de alta velocidad. También representa una importante ampliación de la campaña de Google para impulsar servicios de Internet más veloces, aunque lo tenga que ofrecer por su cuenta.

“Hemos estado haciendo campaña para que la FCC establezca un lugar de prueba experimental y esta es nuestra forma de predicar con el ejemplo”, indicó Minnie Ingersoll, directora de producto de Google. La empresa informó que seleccionará las ciudades para la prueba este año, pero se negó a hablar de los precios del servicio. Se trata del intento más reciente de Google por elevar la presión sobre los proveedores de servicio al invadir su terreno. Impaciente respecto al control de los operadores móviles del acceso a Internet a través de teléfonos celulares, Google hizo una oferta para comprar espectro inalámbrico, invirtió en la operadora Clearwire Corp. y compró una empresa que les permite a los usuarios hacer llamadas por Internet desde sus teléfonos móviles.

Ahora, realiza una apuesta similar en el mundo de la conexión alámbrica a la Web, enfrentándose a proveedores de Internet y de telefonía a los que ha acusado de no invertir lo suficiente en sus redes.

Un nuevo negocio La reacción entre los proveedores de Internet fue variada y muchos fueron renuentes a pronunciarse hasta no disponer de más información. Uno describió el anuncio como una maniobra publicitaria. Un directivo de una empresa de televisión por cable subrayó que Google no tiene ninguna experiencia en el negocio de despachar camiones y técnicos a los hogares para brindar soporte técnico y enviar cuentas mensuales a los clientes. “Si esto fuera fácil, todos lo harían”, aseveró.

La Asociación Nacional de Cable y Telecomunicaciones, que agrupa a los operadores estadounidenses de cable, señaló en una declaración que los operadores de cable han invertido US$161.000 millones durante los últimos 13 años en líneas de Internet y “esperan con interés saber más sobre el experimento de banda ancha de Google”.

Google y los proveedores de servicios se han enfrentado sobre una serie de temas regulatorios, desde la disponibilidad del espectro de acceso inalámbrico

a la neutralidad de Internet. Esto último tiene relación con si los operadores de telecomunicaciones deben cobrar tarifas diferenciadas a los proveedores de contenido por distintas clases de contenido.

Google también presiona para que el gobierno permita que los aparatos móviles accedan a ondas televisivas sin uso, un espectro que llama “Wi-Fi potenciado con esteroides”. Google ha intentado varias estrategias para impulsar el proyecto. Ofreció, por ejemplo, construir una base de datos que determine qué frecuencia de espectro podría ser usada en un lugar en particular. Ingersoll indicó que los consumidores podrán comprar servicio de forma directa a Google u otros proveedores, a quienes Google les permitirá revender el servicio. La ejecutiva afirmó que Google administrará el despliegue de la red pero probablemente buscará alianzas para construirla. Google señaló que ofrecería servicio a la velocidad de 1 gigabit por segundo ?o 100 veces más rápido que la velocidad a la que están acostumbrados muchos estadounidenses? y que brindaría el servicio a “un precio competitivo”.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai