Lunes, 21 de Septiembre del 2020
turismo


Población de inmigrantes indocumentados en EEUU se redujo desde crisis

Publicado el 10/02/10

La cifra de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos se ha reducido de forma sostenida desde el inicio de la recesión, con una bajada del 7 por ciento hasta los 10,8 millones de personas entre enero de 2008 y el mismo mes de 2009, informó hoy el Departamento de Seguridad Nacional (DSN).

Tras un crecimiento sostenido de un total de 3,3 millones de personas hasta los 11,8 millones entre 2000 y 2007, de manera “coincidente con el declive económico estadounidense” la población de inmigrantes ilegales empezó a bajar en 2007, en una tendencia que se agudizó el año siguiente, ya en plena crisis financiera, hasta situarse en los 10,8 millones de personas en enero de 2009, señala un informe hecho público hoy por el DSN.

De acuerdo con el estudio, citado por la Agencia DPA, el país de origen de la mayor parte de los inmigrantes indocumentados sigue siendo México, del que procede el 62 por ciento de la población residente en Estados Unidos sin permiso legal para ello (6,7 millones de personas).

Tras México, los países originarios de la mayor cantidad de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos en 2009 fueron El Salvador (530.000 personas), Guatemala (480.000), Honduras (320.000) y Filipinas (270.000).

Entre 2000 y 2009, la población ilegal mexicana aumentó en dos millones o 42 por ciento, aunque los mayores incrementos se produjeron de Honduras (95 por ciento), Guatemala (65 por ciento) e India (64 por ciento).

En cuanto a los lugares de destino de la población inmigrante indocumentada, California sigue siendo el destino preferido, con 2,6 millones de personas en 2009, seguida de Texas (1,7 millones), Florida (720.000), Nueva York (550.000) e Illinois (540.000).

El 61 por ciento de los inmigrantes indocumentados tienen edades comprendidas entre los 25 y los 44 años y en su mayoría (58 por ciento) son varones, de acuerdo con el estudio.

El Departamento de Seguridad Nacional considera como “población inmigrante no autorizada” -indocumentados- a todos aquellos “nacidos en el extranjero que no son residentes legales” en el país. Entre ellos se incluyen tanto aquellos que ingresaron de forma ilegal como los que lo hicieron con un permiso de residencia temporal y que, una vez expirado éste, continuaron viviendo en Estados Unidos.

Tras muchas esperanzas depositadas en la presidencia de Barack Obama, los grupos favorables a una reforma migratoria “amplia” que legalice la situación de los millones de indocumentados que llevan residiendo años en Estados Unidos ven cada vez más difícil que la Casa Blanca logre incluir este punto en su agenda de corto plazo, sobre todo después del revés sufrido en enero en la votación senatorial especial en Massachusetts que les hizo perder a los demócratas la mayoría en el Senado y que ha puesto en duda buena parte de la agenda del gobierno, incluida la reforma del sistema de salud.

Aun así, organizaciones proinmigración han advertido que la comunidad hispana (legal) en Estados Unidos constituye una importante fuerza electoral en el país y que uno de sus principales reclamos es la reforma migratoria, por lo que ni demócratas ni republicanos deberían perder esto de vista cara a los comicios de medio término el próximo noviembre para renovar toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

De hecho, según un informe presentado el lunes en Washington, al menos 40 carreras electorales en 12 estados -29 para el Congreso, ocho para el Senado y tres para gobernadores- de noviembre se presentan muy “ajustadas” y en ellas el voto latino tendrá un “impacto decisivo”.

(FIN) Agencias/GCO



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai