Miercoles, 30 de Septiembre del 2020
turismo


Corea del Norte no negociará su desnuclearización

Publicado el 23/07/09

Corea del Norte ha afirmado hoy que, debido a la actitud “hostil” de Estados Unidos, no volverá a las llamadas “conversaciones a seis bandas” para su desnuclearización. El anuncio lo realizó el director general del departamento de organizaciones internacionales del Ministerio de Exteriores norcoreano, Ri Hong-sik, con ocasión del foro asiático de seguridad (ASEAN), que se celebra en la isla tailandesa de Phuket.

En una conferencia de prensa, Ri, que asiste como observador, cerró la puerta a los incentivos ofrecidos la víspera por la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton. Según el funcionario, son insuficientes como para regresar a la mesa del diálogo y no suponen ninguna novedad sobre lo ofrecido con anterioridad.

Corea del Norte abandonó el pasado abril las negociaciones para desmantelar su programa nuclear en protesta por la condena del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por el lanzamiento de un cohete de largo alcance, que se sospecha fue la prueba encubierta de un misil. Washington, junto con los otros cuatro socios de las negociaciones con Pyongyang -China, Japón, Corea del Sur y Rusia- puso sobre la mesa importantes incentivos económico y de cooperación siempre y cuando haya una “desnuclearización irreversible” y “completa” de Corea del Norte.

Este foro de seguridad se celebra en el marco del Foro Regional de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), en el que participan los jefes de la diplomacia de los 10 Estados de la ASEAN -Indonesia, Malaysia, Singapur, Tailandia, Filipinas, Brunei, Vietnam, Laos, Camboya y Myanmar- y los de Estados Unidos, Unión Europea, China, Rusia, Japón y Corea del Sur.

El fin del armamento nuclear de Corea del Norte y la urgencia de que este país, el más aislado del mundo, vuelva a las “conversaciones a seis bandas” era uno de los principales puntos de la agenda de esta reunión. También se ha abordado la democratización de Myanmar (antigua Birmania) y la necesidad de poner freno a la eventual transferencia de tecnología nuclear y armamentista desde Pyongyang a Naypyitaw (la nueva capital de Myanmar).

Numerosos analistas sostienen que el débil estado de salud del dictador norcoreano, Kim Jong Il, que supuestamente padece cáncer de páncreas y sufrió una apoplejía el año pasado, dificulta enormemente la posibilidad de convencer a ese régimen de que abandone sus ambiciones nucleares. Además, las dudas existentes sobre el posible sucesor de la única dinastía comunista de la historia -todo apunta a que sería el hijo menor Kim Jong-un- agrava la sensación de inestabilidad del régimen y su intento de afianzarse como potencia nuclear.

En los últimos meses, Corea del Norte realizó además de su segunda prueba nuclear, varios ensayos con misiles de corto alcance hacia el Mar del

Este (mar de Japón), lo que desató todas las alarmas en la comunidad internacional.

Clinton ofreció a Pyongyang la normalización total de las relaciones bilaterales, una paz permanente y una cuantiosa ayuda energética y económica que, según Corea del Sur podría llegar a los 40.000 millones de dólares (28.000 millones de euros), con los que crear zonas económicas especiales que fomenten el empleo y la producción industrial en uno de los países más pobres de Asia.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai