Domingo, 8 de Diciembre del 2019
turismo


¿Cómo ayudar a los niños a dormir solos?

Publicado el 14/08/19

Constancia, motivación y apoyo son claves en los niños

 

Conseguir que el niño duerma solo en su habitación no siempre es fácil, muchas veces por el hábito que adquieren de dormir con sus padres desde pequeños, hacen que la rutina sea más complicada.

Cada pequeño tiene su tiempo y forma de hacerlo, la clave es ser perseverantes, señala Mary Castro, psicóloga de Clínica Ricardo Palma, “Hay niños más independientes o maduros; otros necesitan aun la supervisión de sus padres. Hay que tener mucha paciencia”.

Otra de las causas por las que no quieren dormir solos es por miedo a la oscuridad o porque la madre no quiere separarse de su hijo.

 

Claves para acostar a niños

 

–      No basta con pedirle que vaya a su habitación, se puede motivar al niño explicándoles que durmiendo en su cuarto tendrá más espacio.

–      Se puede arreglar la habitación al gusto del menor, realizar actividades en su cuarto, incluso establecer hábitos, como leer cuentos.

–      Se le puede dejar, con una luz tenue en su habitación y, mantener la costumbre de acostarlo a la misma hora.

 

Consecuencias de dormir aun con sus padres

 

Hay factores patológicos que afectarán al menor si continúa durmiendo con sus padres: Primero se presentará en su personalidad, pues el niño o niña establecerá dependencia afectiva con sus padres y con otras personas. Con el tiempo esta dependencia se hará más fuerte. Esto generará también, inseguridad en el niño porque sentirá la necesidad de estar al costado de alguien para poder avanzar. No sentirá un ser completo ni individual, lo que ocasionará en un futuro que no pueda resolver sus propios problemas. Por ejemplo, en la etapa escolar puede ser víctima del bullying. Por ello, enseñarle desde ahora.


Errores al acostar al niño

 

–      Al ayudar a dormir a los hijos solos hay que seguir siempre la misma rutina, en la que se puede incluir un beso o desearles buenas noches. Siempre ha de hacerse algo que esté a nuestra disposición y sea breve.

–      Eso sí, no puede exceder lo imprescindible, como por ejemplo, cogerlos en brazos para que se duerman, acostarse con ellos a dormir, entre otras.

–      Es más tampoco se les debe dormir con el televisor prendió, levantarlos para arrullarlos o pasarlos a su cama a la medianoche.

–      Menos aún ayudarlo en cosas que puede hacer él mismo como ir al baño solo o levantarse a beber agua. Atender estas demandas implica que el niño obtiene la atención del adulto y puede aplazar el momento de dormir. 









Carros Hyundai