Domingo, 17 de Noviembre del 2019
turismo


Más de 19,000 vehículos de transporte público deberán dejar calles de Lima y Callao

Publicado el 25/06/19

La Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU) tiene como misión implementar un sistema integrado de transporte para ambas ciudades, lo que implicará sacar de circulación más del 70% de vehículos de transporte público que operan en las calles, indicó el presidente de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia.

En la actualidad, por las calles de Lima y Callao circulan unos 28,000 vehículos de transporte público, entre buses, combis y cústers. Según señala Quispe, el 70% de ellos (19,600) son combis y cústers, los que tendrán que salir de circulación sí o sí.

En tanto, los buses, que conforman el otro 30%, podrían insertarse en el nuevo sistema solo si contaran con un tamaño lo suficientemente grande y fueran propiedad de alguna de las empresas de transportes que operarán en las nuevas rutas, que todavía deben definirse y concesionarse.

A la fecha, según estimaciones de Luz Ámbar, solo un 5% de los buses son propiedad de la empresa que opera en una ruta, el resto pertenece a personas naturales que se afilian a una empresa de transportes.

“Los vehículos que no sean requeridos van a salir, todos: combis y cústers. Quedarán vehículos a partir de nueve o 12 metros. Los buses tendrán que consorciarse, formar empresas, porque una de las características de un sistema integrado de transportes es que las empresas, todas, tienen que ser propietarias de las unidades vehiculares. Ya no va a haber una modalidad afiliadora, como existe ahora. La ley 30900 (que crea la ATU) expresamente desaparece esa modalidad”, explicó Quispe Candia a Gestión.

En la misma línea, el presidente del Consejo Directivo de la recién activada ATU, Humberto Valenzuela, adelantó ayer, en una entrevista con RPP, que una de las medidas más importante de esta entidad será lograr que Lima y Callao cuenten con “una flota estándar de vehículos de transporte de mediana o gran capacidad”.

Al respecto, Quispe indica que esta medida se desprende de la ley que crea la ATU y de su reglamento, aunque Valenzuela todavía no ha detallado cómo se ejecutará este drástico cambio en el transporte público.

“Yo no sé por qué la ministra de Transportes (María Jara) o el presidente de la ATU todavía no han anunciado con claridad que estos cambios drásticos van a ser necesarios, que muchos vehículos van a quedar fuera del sistema integrado de transportes ”, agregó el presidente de Luz Ámbar.

En su opinión, el cambio tendrá que ser progresivo y deberá ir de la mano con el avance del plan regulador, que reordenará las rutas de transporte público en Lima y Callao: actualmente suman alrededor de 400. A medida que las nuevas rutas hayan sido estudiadas y queden establecidas, podrán ser concesionadas, lo que implicará la salida de los vehículos de transporte público restantes.

¿Qué pasará con estos vehículos? Para Luz Ámbar, será necesario que el Estado ponga en marcha un programa de chatarreo, que permita a los propietarios de las combis, cústers o buses recuperar parte del valor de sus bienes; y de manera simultánea un programa de reconversión laboral para facilitar a muchas personas actualmente involucradas en el negocio del transporte público su traslado a otra actividad económica.









Carros Hyundai