Lunes, 25 de Marzo del 2019
turismo


Bruxismo infantil: ¿Por qué se genera y qué se debe hacer?

Publicado el 21/02/19

Si tu hijo rechina los dientes constantemente durante el día, mientras descansa o realiza actividades escolares, deportivas o de ocio, e incluso por las noches al dormir, es probable que tenga bruxismo, hábito que además de generar molestias, puede ser perjudicial para la salud de los niños.

El bruxismo consiste en rechinar y apretar los dientes de manera inconsciente provocando desgaste dental -lo que produce sensibilidad frente a los cambios de temperatura-, dolor en la mandíbula, en los músculos de la masticación, cabeza, cuello y oído debido a la fuerte presión.

Existen dos factores –físico y psicológico- que lo generan, como la mala posición de los dientes que causa maloclusiones (malas mordidas), por otro lado los altos niveles de estrés y ansiedad, provocan que los niños encuentren una salida inconsciente al apretar o rechinar los dientes. Así también se debe tomar en cuenta el consumo de ciertos fármacos y la predisposición familiar.

A su vez, es importante ser conscientes que los tiempos han cambiado, las exigencias de los padres por formar profesionales capacitados y competitivos son cada vez más fuertes y comienzan a una temprana edad; las largas horas en el colegio, exámenes, actividades extra curriculares, problemas familiares o el bullying, generan estrés y ansiedad.

Según la Dra. Jubitza Loayza, Directora General y Periodoncista de la Clínica Eurodent, el bruxismo infantil está en incremento, 5 de cada 10 niños asiste a una consulta dental para tratarse problemas avanzados, por ello resalta que todo se basa en la prevención, por lo que recomienda seguir los siguientes puntos para garantizar una buena salud bucal.

Identificar el problema. Mediante exámenes psicológicos descartar o determinar el factor principal por el que se está dando el problema dental para poder actuar con rapidez. 

Visitar a su dentista. Diagnosticar el estado de la boca para tratar a tiempo los problemas dentales como el bruxismo, así también es recomendable que los niños asistan cada 4 o 6 meses dependiendo de su estado bucal.

Técnicas dentales. El tratamiento más eficaz son las férulas de descarga que se colocan para corregir la posición de la mandíbula, mantener los dientes separados y para protegerlos del desgaste que se produce, en especial durante la noche.

Seguir buenos hábitos de salud dental. Realizar una correcta técnica de cepillado, recomendado por su dentista tres veces al día, y visitar al dentista cada 6 meses para que el menor se familiarice y pueda establecer un vínculo.

Disminuir la actividad física del niño. Horas antes de dormir procurar no realizar intensas actividades, sino por lo contrario realizar actividades de relajación como tomar un baño caliente o leer un libro, evitando la televisión o videojuegos.

Evitar los malos hábitos. Controlar que los niños no se  muerdan las uñas, lapiceros u algún otro objeto que pueda aumentar su grado de ansiedad.

Cuidar su alimentación. Disminuir el consumo del azúcar sobre todo antes de dormir, además controlar el tipo de alimentos que pueden consumir y la manera en la que lo harán; los músculos de la boca se desarrollan de acuerdo a lo que se come.