Domingo, 25 de Agosto del 2019
turismo


Conoce cómo cuidar tu sonrisa durante el verano

Publicado el 28/01/19

Es conocido que el verano es la estación preferida por muchas personas, los días de sol generan una sensación de bienestar que motiva a las personas a estar más activas lo que implica realizar actividades como ir a la playa, piscina, viajes, practicar deportes, mayor vida social y comidas fuera de casa, que complican mantener un buen cuidado de la salud bucal.

El azúcar se convierte en el principal enemigo, pues el consumo de helados, cremoladas, jugos y dulces, además de una mala limpieza bucal favorecen la acumulación de placa bacteriana que al no eliminarse se endurece dando paso al sarro en los dientes e inflamación de las encías. Así también el desgaste físico junto con el intenso calor causa deshidratación provocando tomar bebidas azucaradas o carbonatadas.

Una boca deshidratada es perjudicial para la salud pues se vuelve más propensa a infectarse e inflamarse debido a que segrega menos saliva, provocando la sensación de ‘boca seca’. Así también, todas las restauraciones sobre dientes endodonciados tienen mayor riesgo de fracaso con la sequedad bucal y por el incremento de acidez de la boca.

Es así como la falta de higiene bucal, mala alimentación y la deshidratación que se generan en estos meses favorecen la aparición de bacterias, lo cual puede causar severas repercusiones en la boca. Por ello, la Dra. Jubitza Loayza, Periodoncista y Directora de la Clínica Eurodent, indica cuales son los problemas bucales más frecuentes durante esta estación.

Boca Seca (o Xerostomía). El calor intenso y la actividad física causan que el organismo pierda agua por ello las glándulas salivales producen muy poco líquido, generando problemas al masticar, tragar, hablar, o incluso puede producir dolor, irritación o quemazón de la lengua.

Mal aliento (o Halitosis). Causado por las bacterias que habitan en la boca y en la superficie de la lengua que se acumulan por la falta de higiene oral, con el incremento de la acidez de la boca o por enfermedades bucales. Pueden ser generadas por desorden alimenticio, por el consumo de bebidas alcohólicas y/o tabaco.

Sensibilidad dental. Desgaste del esmalte de los dientes que protege la corona dental, en donde la dentina queda expuesta causando dolor dental que aumenta tras el contacto con alimentos como helados o bebidas frías.

Traumatismo dental. Las actividades al aire libre pueden causar lesiones en los dientes y tejidos blandos (encía, lengua, carrillos, labios) debido a una acción violenta o accidentes.

Mantener una buena salud bucal es importante, todo lo que afecte a la boca lo hará al resto del cuerpo, por lo que es importante prevenir, realizar un cuidado adecuado y llevar una buena alimentación. Para ello es importante seguir con las siguientes recomendaciones.

-Bebe mucha agua, mantenerte hidratado permitirá que la saliva diluya y elimine los azucares de los alimentos manteniendo el pH equilibrado de la boca, aportando el calcio y fósforo necesario. En el caso de los labios, utilizar un bálsamo para protegerlos.

-Lleva una alimentación saludable, rica en vitamina C para fortalecer los dientes, disminuyendo los alimentos y bebidas azucaradas, como las golosinas, zumos y refrescos envasados, harinas refinadas, etc. En lo posible evitar las entrecomidas.

-Higienizarse de una manera adecuada al menos tres veces al día, mediante movimientos de arrastre, colocando el cepillo en el margen de la encía con un movimiento de barrido hacia el borde del diente, en orden tanto de superficies externas e internas. Junto con un limpiador de lengua, hilo dental y cepillos interproximales completarán la limpieza.

-Visita al dentista por lo menos dos veces al año para examinar la boca y realizar una limpieza bucal profesional para eliminar el sarro, manchas en los dientes y prevenir enfermedades de las encías. Además, lleva siempre contigo un kit de limpieza bucal en cada salida como paseos, playa, etc.









Carros Hyundai