Lunes, 22 de Octubre del 2018
turismo


Conoce las Áreas Naturales Protegidas donde se produce el mejor Cacao del Perú

Publicado el 09/10/18

En el Perú existen siete Áreas Naturales Protegidas (ANP) dedicadas a la producción del Cacao, cumpliendo estándares de alta calidad, colocando al Perú como el segundo país productor de cacao orgánico a escala mundial.

Dichos territorios están ubicados en: los Parques Nacionales Tingo María (Huánuco), del Río Abiseo (San Martín), Cordillera Azul (San Martín, Loreto, Huánuco y Ucayali) y Yanachaga Chemillén (Pasco); el Santuario Nacional Megantoni (Cusco), la Reserva Comunal Ashaninka (Junín y Cusco) y el Bosque de Protección San Matías San Carlos (Pasco).

En ese sentido, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), organismo adscrito al Ministerio del Ambiente (MINAM), destaca la importancia de las ANP en su contribución para dar valor a este producto; ello en el contexto de la celebración del “Día del cacao y chocolate peruano”, que se conmemora cada 1 de octubre a nivel nacional.

Al respecto, el jefe del SERNANP, Pedro Gamboa, remarcó que uno de sus principales retos es promover el consumo nacional de este tipo de recursos aprovechados sosteniblemente sobre espacios bien conservados. En esa línea, refirió que el Parque Nacional del Río Abiseo (PNRA), en San Martín, se ha convertido en una de las mejores experiencias de agroforestería con cacao, sobre todo en los distritos de Huicungo y Pachiza, en la provincia Mariscal Cáceres, sector oriental de la zona de amortiguamiento de la Reserva de Biósfera Gran Pajatén, que tuvo un cambio positivo en los últimos 10 a 15 años, reemplazando los cultivos ilícitos de coca por actividades relacionadas al cacao orgánico.

Sepa más

Un estudio que refuerza los beneficios sociales y económicos que perciben las poblaciones locales con el aprovechamiento sostenible del cacao, es el informe del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico “Valoración económica del Parque Nacional del Río Abiseo”, que evidencia como los servicios ecosistémicos de esta ANP contribuye a generar una mayor productividad e ingresos a los productores por este recurso en comparación con otras zonas productoras de dicho cultivo.