Domingo, 9 de Diciembre del 2018
turismo


Petroperú busca socio para explotar el mayor Yacimiento Petrolífero del país

Publicado el 27/09/18

La Petrolera Estatal peruana Petroperú está en la búsqueda de otra empresa del sector con la que asociarse para explotar a partir del próximo año el Lote 192, el mayor yacimiento petrolífero del país, ubicado en la Amazonía, anunció hoy su Presidente, James Atkins.

En una conferencia con la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP), Atkins explicó que las compañías que se han interesado por la operación son la española Cepsa, la argentina Pluspetrol, la canadiense Frontera y la argelina Sonatrach .

El ejecutivo detalló que la compañía peruana aspira a tener una participación en el Lote 192 no menor al 40%, pero al momento de invertir en el lote, el socio correrá con el gasto completo y se cobrará el porcentaje correspondiente a Petroperú de las ganancias que dé la misma producción de petróleo.

La canadiense Frontera es la actual operadora del yacimiento mediante un contrato de concesión que finaliza en septiembre del próximo año, momento en que Petroperú se tiene que hacer cargo de los pozos por una ley dictada por el Congreso a finales de 2015.

Por su parte, Pluspetrol explotó el Lote 192 durante quince años, desde 2000 a 2015, período del que todavía persisten en la zona numerosos lugares contaminados por derrames de crudo y otros residuos que son motivo de reclamos y protestas por parte de comunidades indígenas.

En ese sentido, Atkins advirtió que Petroperú no se hará cargo de descontaminar esos puntos porque considera que es responsabilidad tanto de Pluspetrol como de la estadounidense Oxy, anterior operadora del yacimiento.

Atkins aseguró que Petroperú modernizará la infraestructura del Lote 192 para que en los primeros ocho meses pase de producir 13,200 a unos 20,000 barriles diarios.

Para el cuarto año, la previsión es perforar nuevos pozos que permitan incrementar la producción del yacimiento en 10,000 o 15,000 barriles más al día.

“Tenemos la misión de levantar la industria peruana de hidrocarburos, tan venida a menos. Hoy en día producimos 43.000 barriles, pero históricamente hemos superando los 150,000 en algún momento”, apuntó.

En ese sentido, confió que el Lote 64, yacimiento en la Amazonía que Petroperú espera explotar con GeoPark, con base en Chile, pueda alcanzar una producción de entre 12,000 y 15,000 barriles diarios a mediados del segundo semestre de 2019.

“Para fines de 2019, GeoPark tiene planificado perforar un nuevo pozo que podría aumentar esa producción en 5,000 barriles adicionales”, agregó Atkins.

Sobre la posibilidad de que las comunidades indígenas de etnia achuar que se oponen fuertemente a este proyecto exijan en tribunales una consulta previa que anule los contratos, Atkins afirmó que ya se obtuvo el visto bueno de las comunidades nativas que tienen acreditada la propiedad de sus territorios en la zona.

“La consulta en esa zona ya se hizo. Por eso es que se firmó el contrato. No tiene mucho sentido volverla a hacer. Si las comunidades lo piden, el Ministerio de Energía deberá conversar nuevamente si se hace o no”, comentó.

Asimismo, Atkins confió en que el Lote 67, que está en manos de la francesa Perenco, pueda producir 20.000 barriles diarios, y anticipó que Petroperú negocia bombear por el Oleoducto Nor Peruano (ONP) el crudo de los yacimientos ecuatorianos 86 y 87, ubicados en la frontera con Perú y cuyas reservas son de unos 40,000 barriles.

Para trasladar todo ese petróleo, Atkins abogó por ampliar el oleoducto con nuevos ramales de 90 kilómetros al Lote 64, de 200 kilómetros al Lote 67 y de 10 o 15 kilómetros hasta Ecuador, obras que pueden ser ofrecidas a los mismos concesionarios de los yacimientos.

En ese sentido, el máximo responsable de Petroperú indicó que han invertido ya S/ 200 millones (unos US$ 60 millones) en modernizar el oleoducto, de 1.106 kilómetros de longitud y activo desde 1977, que estuvo paralizado o limitado por las proliferación de fugas que sufrió entre 2015 y 2016.

El Oleoducto Nor Peruano transporta el petróleo extraído en la selva peruana hasta el terminal portuario de Bayóvar, en el océano Pacífico, mediante tuberías que atraviesan la Amazonía y los Andes.