Sábado, 22 de Septiembre del 2018
turismo


La Apendicitis es una de las causas más comunes de Emergencias

Publicado el 20/08/18

Un diagnóstico a tiempo es indispensable para evitar posibles complicaciones en el cuadro de Apendicitis

Uno de los síntomas causantes es el dolor abdominal, que de leve pasa a ser intenso.

Si se describiera una enfermedad que tenga un dolor incomparable en el abdomen, es “la Apendicitis”. Sin embargo, pocos están enterados de qué trata esta enfermedad y no saben cómo manejarlo a tiempo.

La Apendicitis es una enfermedad que inflama el apéndice, un pequeño órgano que surge en el intestino grueso, que generalmente los pacientes tienen un dolor abdominal, que inicia con un dolor de barriga en la parte superior de abdomen y este dolor después de unas 8 horas, se localiza en la parte inferior derecha del abdomen, lo que representa un cuadro de emergencia.

ESTADÍSTICAS

  • Según la OMS, el cuadro típico en el Perú, inicia con un dolor abdominal agudo en el lado inferior derecho. Puede comenzar en la zona cercana al ombligo y moverse hacia abajo e intensificarse a medida que pasa el tiempo, además de estreñimiento, pérdida de apetito, náuseas y vómitos.
  • Según la OMS, la apendicitis ocupa el segundo lugar entre las cuarenta primeras causas que requieren hospitalización, por ello la apendicitis es un problema de salud en niños, jóvenes y adultos, llegando a alcanzar 30,000 casos al año.
  • Según el Ministerio de Salud, es más común en varones que mujeres.
  • La mayor incidencia se da en grupo de edades (menos de 29 años, de 30 a 59 años y más de 60 años).
  • Sin tratamiento, la apendicitis puede causar la muerte, pero esto ocurre pocas veces. Cada año, cerca de 2,500 personas en Perú, son operadas de apendicitis.

TRATAMIENTOS

La operación puede realizarse a través de la cirugía abierta o también mediante un procedimiento laparoscópico, dependiendo del grado de infección. Se puede operar de dos formas:

  • Laparoscopia: un método cada vez más utilizado, que consiste en realizar unas pequeñas incisiones en la superficie abdominal, por donde se pasan instrumentos que nos permiten visualizar el interior y manipularlo. Uno de los beneficios de esta técnica es el corto post-operatorio y la rápida recuperación del paciente.
  • Laparotomía: en este caso se realiza una incisión mayor en el abdomen para poder buscar y extirpar el apéndice manualmente.

El Dr. Baltodano puntualiza “Hasta antes del siglo XIX, en las zonas rurales como la Sierra, no había atención y fallecían cantidad de personas a los pocos días. Pero ahora se puede operar a tiempo, a veces sucede que el paciente puede morir por una mala cirugía, una falta formación del mismo cirujano para operar, depende del paciente que escoja bien a su especialista.

CAUSAS

Todavía no se conocen las razones por las cuales se presenta una apendicitis. Sin embargo, con su ocurrencia se han relacionado heces, residuos digestivos, infecciones intestinales y, a veces, tumores.

El Dr. Baltodano puntualiza “El apéndice es una tripita que tiene un orificio de entrada, pero no tiene orificio de salida. Hay apéndices de 3 centímetros hasta  25 centímetros de largo. Dentro de ese tubo que tiene un orificio de entrada que está conectado al intestino grueso y no tiene un orificio de salida. Las heces pueden meterse dentro de ese tubo, se van secando y se van endureciendo, lo cual se denomina “fecalitos”, clasificando como: fecas de “heces” litos de “piedras”; “piedritas de heces” que se van formando y que van creciendo. Estos fecalitos al ubicarse en la luz de esta tripa, puede obstruir una inflamación de los ganglios linfáticos de los intestinos y favorece el crecimiento de las bacterias y parásitos, lo cual produce el cuadro de apendicitis”.

La apendicitis se produce como consecuencia de la obstrucción de su luz, es decir, del conducto interno del apéndice.

Según explica el Dr. Baltodano: “Cuando el apéndice, se obstruye con heces fecales, parásitos o tumores, causa una irritación e inflamación del mismo a la que se denomina apendicitis. Cuando se produce una ruptura, la sustancia infecciosa ingresa al abdomen, causando un cuadro más grave como la peritonitis”.

DIAGNÓSTICO

En la clínica Versalles, el diagnóstico que se lleva a cabo cuando hay sospecha de apendicitis, se pide una consulta con el cirujano para que evalúe al paciente. Luego se solicitan chequeos médicos para que el diagnóstico sea más certero, como laboratorio y ecografías de abdomen. Si el cuadro es muy extraño se puede solicitar una tomografía de abdomen o laparoscopia diagnóstica.

Según el Dr. Baltodano “En casos de las mujeres, por tener órganos como el útero o los ovarios, siempre la ecografía va ayudar a descartar un quiste grande, que es muy fácil evaluar en una ecografía pélvica, que puede ocasionar dolor, para determinar que no haya una patología. Si es una enfermedad inflamatoria, uterina, pélvica, la actividad sexual, descensos, el examen ayuda para determinar si es un problema de índole uterino o de las trompas que puede dar una infección, eso se hace en la consulta médica”.

El Dr. Baltodano puntualiza “La recuperación tiene varias variables, para empezar la más importante es el tiempo de enfermedad, la apendicitis se complican generalmente desde que inició el dolor inicial hasta las 48 horas, después de las 48 horas para adelante, la mayoría de pacientes ya tienen una perforación del apéndice y hay contaminación del abdomen con pus, y se convierte en una peritonitis. Si el paciente se opera dentro de las primeras 24 horas, se recupera rápido. Si se opera de peritonitis, demora 2 meses en recuperar, por un corte, que se lava con pus, que cubre el estómago y el hígado, implica abrir el abdomen del paciente”.

RECOMENDACIONES FINALES

Los primeros diez días luego de la operación hay que cuidarse un poco con la alimentación y la actividad física, pero luego la persona puede llevar una vida normal, advirtió el médico cirujano de la Clínica Versalles, Fidel Baltodano.

Recuadros Informativos

10 señales que alertan la Apendicitis

  • Dolor sordo cerca del ombligo o la parte superior del abdomen que se vuelve doloroso a medida que se mueve hacia el abdomen inferior derecho. Este suele ser el primer signo.
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y/o vómitos poco después de que comience el dolor abdominal
  • Fiebre de 39 a 40 ° C
  • Incapacidad para sacar gas del cuerpo

Casi la mitad de las veces aparecen otros síntomas, que incluyen:

  • Dolor sordo o agudo en cualquier lugar de la parte superior o inferior del abdomen, la espalda o el recto
  • Dolor al orinar
  • Vómitos que preceden al dolor abdominal
  • Calambres severos
  • Estreñimiento o diarrea