Sábado, 21 de Abril del 2018
turismo


ESTABILIDAD FISCAL Y DINAMIZAR LA INVERSIÓN DEBEN SER PRIORIDADES DEL NUEVO GOBIERNO Y GABINETE

Publicado el 06/04/18

PARA ACTIVAR LA ECONOMÍA EN EL CORTO PLAZO

·         Con menor incertidumbre política, la economía peruana podría crecer 3% en el primer semestre y 3,5% al cierre del 2018.

Para dinamizar la economía en el corto plazo, es prioritario que el nuevo Gobierno de Martín Vizcarra y su actual Gabinete centren en su agenda dos puntos relevantes: mantener la estabilidad fiscal e impulsar las inversiones tanto del sector público como del privado, señaló el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima.

“Ello debería ser su preocupación inicial mientras se elaboren y busquen más adelante reformas de segunda generación postergadas a la fecha”, manifestó César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP-CCL.

Explica que la estabilidad fiscal permite al país mantener el grado de inversión alcanzado con las calificadoras de riesgo y por tanto la buena imagen externa. Además, al contar con recursos, se podrá enfrentar las demandas sociales. En cuanto a la inversión, permite reactivar con rapidez la economía, generar empleo y mejorar los ingresos, lo que conlleva incentivar el consumo privado.

 

En este último tema, el economista resaltó la importancia de retomar los proyectos paralizados que fueron afectados por el tema Lava Jato, lo que permite también normalizar la cadena de pagos.

 

“A la par es necesario llevar adelante la cartera de ProInversión que incluye varios proyectos importantes e incluso sumarle otros vía asociaciones público-privadas (APP) para capitalizar la plataforma de contactos que han generado a nivel mundial. El país requiere convocar al inversionista nacional e internacional”, indicó Peñaranda.

 

MENOR INCERTIDUMBRE PARA SEGUIR CRECIENDO

 

Asimismo, estimó que de seguir disminuyendo la incertidumbre política, ahora con un nuevo Gobierno que se instala respetando el cauce constitucional, la economía peruana podría crecer en el orden del 3% al primer semestre y 3,5% al cierre del 2018.

 

“La mayor estabilidad política y menor incertidumbre elevan la confianza de los agentes económicos, lo cual favorece la inversión privada, con lo que se abren oportunidades de empleo y mejora de ingresos, lo que a su vez coadyuva a dinamizar el consumo privado, que en conjunto explican el 80% del PBI”, resaltó Peñaranda.

Empero, para el economista, la incertidumbre política aún no concluye por dos principales razones: primero porque no se sabe cuánto tiempo contará con el respaldo mayoritario que dé el Congreso; y segundo porque aún es incierto de qué manera continuará y cuándo concluirá el caso Lava Jato.

 

“A ello hay que añadirle que pronto ingresaremos a campañas políticas de cara a las elecciones regionales y locales de octubre. Estos temas podrían complicar el gobierno de Vizcarra. En este contexto, se tornan indispensables las acciones que tome el nuevo Gobierno y Gabinete que permitan continuar en la senda del crecimiento y mantener así el respaldo mayoritario de la población”, anotó Peñaranda.