Sábado, 23 de Junio del 2018
turismo


Partido de Leopoldo López llama al boicot de las presidenciales

Publicado el 17/02/18

La oposición venezolana comienza a definirse en contra de las elecciones presidenciales fijadas por el chavismo para el 22 de abril. Todas las fuerzas críticas con el régimen de Nicolás Maduro rechazan la convocatoria por la ausencia de garantías, pero el partido de Leopoldo López dio ayer un paso más. Voluntad Popular, una de las formaciones mayoritarias de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), llamó al boicot de esos comicios. “Quien se inscriba con estas condiciones estará haciéndole un favor a la dictadura”, señaló la organización.

El sucesor de Hugo Chávez decidió a finales de enero acelerar el calendario electoral aprovechando las divisiones de la coalición opositora. Ese plan quedó negro sobre blanco la semana pasada tras el fracaso de la mesa de diálogo de República Dominicana, en la que quiso imponer un acuerdo que favorece al oficialismo. Los venezolanos están llamados a votar el 22 de abril en unas condiciones que la MUD y buena parte de la comunidad internacional consideran inaceptables. Los partidos de la alianza, no obstante, destacaron la importancia de buscar una posición unitaria. En este contexto, Voluntad Popular tomó oficialmente la iniciativa contra la convocatoria, invitando a “luchar por verdaderas elecciones presidenciales”. “No postularemos ni respaldaremos candidato alguno y llamamos a todas las organizaciones políticas democráticas a no participar ni convalidar el fraude del 22-A”, manifestó a través de un comunicado la formación de López.}

Ni este líder opositor ni Henrique Capriles, dirigente de Primero Justicia, podrían participar en las elecciones. El primero se encuentra bajo arresto domiciliario desde el pasado mes de julio después de pasar tres años y medio en la cárcel militar de Ramo Verde y el segundo está inhabilitado. La MUD —que ya rechazó participar en la votación de la Asamblea Constituyente chavista en julio de 2017 y se dividió ante las municipales del pasado diciembre— no tendría candidato porque sus principales activos, salvo el expresidente del Parlamento Julio Borges, han sido anulados por el régimen. La autoridad electoral controlada por el chavismo, además, ilegalizó de facto a sus formaciones y el Tribunal Supremo ordenó excluir de las presidenciales a la coalición, que no podría acudir unida al menos con sus siglas actuales.

“Nos ponemos a la orden del pueblo de Venezuela para impulsar un gran movimiento nacional e internacional de lucha y resistencia popular pacífico”, continúa Voluntad Popular, que ve necesario construir “un nuevo espacio de conducción plural” y recalca que Maduro “pretende manipular la elección presidencial tal y como hizo el dictador Pérez Jiménez en diciembre 1957”. Entonces, “la oposición política no participó ni legitimó la elección, lo que terminó generando que tanto el pueblo de Venezuela como la Fuerza Armada Nacional conquistaran la libertad pocas semanas después, el 23 de enero del 1958”.

Divisiones en la MUD

Primero Justicia no ha definido todavía su postura ante las elecciones, aunque Borges, coordinador del partido, comenzará la próxima semana una gira por América Latina “para buscar apoyo y lograr las condiciones para unas elecciones presidenciales justas, en el marco de la Constitución”. Los candidatos deberán postularse por Internet mientras que la presentación de los aspirantes ante la Junta Nacional Electoral será los días 26 y 27 de este mes. La oposición había apuntado la posibilidad de apoyar a un outsider. Se trataba de Lorenzo Mendoza, el propietario de la compañía Polar. Pero el empresario venezolano comunicó a sus empleados que descarta concurrir, informa a la agencia Reuters.

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, considera que ningún candidato opositor debería postularse sin consenso del resto de los partidos que conforman la Unidad. “O vamos todos juntos o todos juntos decimos que no están dadas las condiciones”, aseguró esta semana. Henri Falcón, del partido opositor Avanzada Progresista, disidente del chavismo, presentó en cambio su candidatura. “No solo queremos ser candidatos, yo quiero ser presidente de este país con el consenso. Además, serlo en condiciones de elecciones libres y transparentes”, dijo el dirigente, quien se inclinó hacia la negociación con el Gobierno.