Martes, 19 de Junio del 2018
turismo


Exposición: “ENERGÍAS SOCIALES / FUERZAS VITALES”

Publicado el 26/02/18

Exposición:

“ENERGÍAS SOCIALES / FUERZAS VITALES”

Natalia Iguiñiz: arte, activismo, feminismo (1994-2018)

 

Del 28 de febrero hasta el 8 de abril

Galería Germán Krüger Espantoso (Av. Angamos Oeste 120)

Ingreso libre

 

El compromiso de la obra de Natalia Iguiñiz no es solo con su arte sino también con la sociedad. Más de 60 obras, entre pinturas, fotografías, instalaciones, afiches, collage y videos dan cuenta de ello en la exposición antológica “Energías sociales/Fuerzas vitales” que se exhibirá del 28 de febrero hasta el 8 de abril en la Galería Germán Krüger Espantoso del ICPNA de Miraflores (Av. Angamos Oeste 160) de martes a domingo de 11:00 a. m. a 8:00 p. m. El ingreso es libre.

La exposición recoge obras y proyectos que tratan temas como las demandas de derechos para las mujeres, el acceso a una educación y una salud sexual sin injerencias religiosas, la reivindicación de experiencias no idealizadas de la maternidad, las luchas contra la invisibilización del trabajo doméstico y las búsquedas de justicia contra la impunidad asociada a los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno.

Obras con un posicionamiento crítico ante las lógicas patriarcales de los poderes gubernamentales, militares o religiosos, con las que la artista transmite empatía, solidaridad y justicia, imaginando e intentando dar forma a un mundo más digno de ser vivido.

 

Arte y compromiso

El trabajo de la artista se caracteriza por responder a problemas urgentes que atraviesa como mujer y ciudadana, estableciendo diálogos, alianzas y colaboraciones con colectivos y organizaciones sociales.

En ese sentido, el uso estratégico de esa diversidad de soportes, en el desarrollo de sus trabajos, le ha permitido moverse por campos como el arte, el activismo político y la militancia feminista, la educación, el desarrollo y acompañamiento de publicaciones estudiantiles, organizaciones de derechos humanos, proyectos curatoriales, entre otros.

El curador Miguel A. López manifiesta que la muestra Energías sociales / Fuerzas vitales enlaza lo individual y lo colectivo, enfatizando cómo las luchas que surgen de experiencias personales hacen eco de demandas colectivas más amplias.

Además, explica que Energías sociales trata de la experiencia creativa que se nutre y dialoga con contextos extra-artísticos, mientras que Fuerzas vitales apunta a la potencia de la vida y la importancia de vivir respondiendo críticamente al momento actual.

Sobre la artista

Natalia Iguiñiz (Lima, 1973). Pintora, fotógrafa, diseñadora, activista política. Licenciada en Artes Plásticas por la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde actualmente es profesora en la Facultad de Arte. Estudió la Maestría en Género, Sexualidad y Políticas Públicas en la UNMSM.  Coordinó el Master Maldefoco del Centro de la Imagen. Sus intervenciones en espacios públicos y proyectos artísticos han tratado temas de identidad de género, la violencia contra las mujeres, la desigualdad social, derechos humanos, maternidad y religión. Formó parte del colectivo Laperrera. Ha colaborado con organizaciones como DEMUS, Centro de la Mujer Flora Tristán, CLADEM (Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer), Centro de Capacitación para Trabajadoras del Hogar (CCTH), APRODEH, Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), entre otros.

 

Energías sociales / Fuerzas vitales

Natalia Iguiñiz: arte, activismo, feminismo (1994-2018)

 

Esta exposición propone una revisión de veinticinco años de la obra de Natalia Iguiñiz. A lo largo de este tiempo, su trabajo se ha caracterizado por responder a problemáticas urgentes que la atraviesan como mujer y ciudadana, estableciendo diálogos, alianzas y colaboraciones con colectivos y organizaciones sociales. Al igual que varios artistas de su generación, Iguiñiz se desplazó a fines de los noventa de la pintura autoreferencial hacia la fotografía, el uso de internet y medios digitales, el diseño gráfico, la instalación y la intervención en espacios públicos, y eventualmente también al dibujo, la creación de mates burilados y video. El uso estratégico de esa diversidad de soportes le ha permitido moverse por el campo del arte, el activismo político y la militancia feminista, pero también por el ámbito educativo y una labor de desarrollo y acompañamiento de publicaciones estudiantiles, organizaciones de derechos humanos, proyectos curatoriales, entre otros.           

            El título Energías sociales / Fuerzas vitales enlaza lo individual y lo colectivo, enfatizando cómo las luchas que surgen de experiencias personales hacen eco de demandas de colectividades más amplias. Lo personal ha sido y sigue siendo político. Energías sociales alude una experiencia creativa que se nutre y dialoga con contextos extra-artísticos, escapando del uso rígido de formatos tradicionales para abrazar otros medios de comunicación directa (la gráfica popular, la publicidad, etc.) dirigidos a audiencias específicas. Fuerzas vitales se refiere a la potencia de la vida y la importancia de vivir respondiendo críticamente al momento actual, y reclama pensar aspectos asociados a la vulnerabilidad de la existencia como el embarazo, la maternidad, la enfermedad o el dolor. Su obra va en búsqueda de formas creativas que hurgan en las energías sociales y habitan en las fuerzas vitales del presente.

Esta exposición recoge más de cincuenta obras y proyectos, muchos de los cuales se caracterizan por un posicionamiento crítico ante las lógicas patriarcales de los poderes gubernamentales, militares o religiosos. Iguiñiz vuelve una y otra vez sobre temas incómodos para la sociedad peruana como las demandas de derechos para las mujeres, el acceso a una educación y una salud sexual sin injerencias religiosas, la reivindicación de experiencias no idealizadas de la maternidad, las luchas contra la invisibilización del trabajo doméstico y las búsquedas de justicia contra la impunidad asociada a los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno (1980-2000). La artista nos invita a ver estos temas desde la empatía, la solidaridad y la justicia, imaginando e intentando darle forma un mundo más digno de ser vivido.

 

Miguel A. López