Lunes, 18 de Junio del 2018
turismo


Av. Aramburú: MTC otorga Certificación Ambiental a Obra de Lima

Publicado el 19/02/18

Dos semanas después de que el Poder Judicial aceptara una medida cautelar contra la ampliación de carriles de la Av. Aramburú, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) otorgó la certificación ambiental a la obra que pretende ejecutar la Municipalidad de Lima.

A través de Resolución Directorial N° 103-2018-MTC/16, el MTC aprobó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para el tramo comprendido entre Paseo de la República y avenida Guardia Civil.

El documento señala, no obstante, que la aprobación del DIA “no constituye el otorgamiento de licencias, autorizaciones, permisos o demás títulos habilitantes; u, otros requisitos legales con los que deba contar la Municipalidad Metropolitana de Lima, a través de Emape, organismos designados y ejecutor previo a la ejecutivo del proyecto”.

El gerente de Infraestructura de la Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape), Carlos Bringas, aseguró que con la certificación ambiental solicitarán al 4° Juzgado Constitucional de Lima levantar la medida cautelar para iniciar con los trabajos.

“Al haber cumplido con todos los requisitos de ley para el inicio de las obras, el juez, con la misma rapidez con que dictaminó la medida cautelar, debería de levantarla porque ya no hay una razón para que sea mantenida”, dijo a El Comercio.

Como se recuerda, la Municipalidad de San Isidro interpuso la acción judicial con el objetivo de paralizar las obras y anular la licitación otorgada a al Consorcio Vial Magdalena. Sin embargo, Bringas señala que nunca iniciaron los trabajos y que para el proceso de contratación no era necesaria la certificación ambiental.

El proyecto, denominado Etapa I Ampliación de Av. Aramburú Tramo Av. Paseo De La Republica – Av. Parque Sur, distrito de San Isidro (Código SNIP 281509), ha sido presupuestado en S/ 7’879.300. Según San Isidro, la construcción de un tercer carril en cada sentido de la avenida Aramburú implicaría el retiro de más de 50 árboles y la reducción 2.000 m2 de áreas verdes.

Respecto al otorgamiento de la certificación ambiental, la comuna distrital indicó a El Comercio que no se pronunciarán por le momento debido a que existe una medida cautelar vigente que impide la ejecución de obras en la zona.