Lunes, 10 de Diciembre del 2018
turismo


Nueva York se declara en emergencia por ola de frío

Publicado el 05/01/18

Nueva York, Estados Unidos

AFP

Un poderoso “ciclón bomba” invernal golpea la costa este de Estados Unidos, con enormes nevadas y un intenso frío: hay miles de vuelos anulados, las escuelas cerraron y hasta el Senado suspendió sus votaciones por el resto de la semana.

La gélida borrasca de nieve y hielo se abatió sobre parte de Florida, Georgia y Carolina del Sur y amenaza ahora con convertirse en una tempestad invernal histórica.

La tormenta amenaza con dejar a millones sin luz y recién amainará hoy, al avanzar hacia Canadá. Florida, el “estado del sol”, vio la nieve por primera vez en tres décadas.

La borrasca es considerada un “huracán bomba” en un proceso conocido como bombogénesis. Al ganar fuerza a una velocidad increíble desde el miércoles, su presión cayó drásticamente, superando incluso el criterio de 24 milibares en 24 horas y bajando esa cantidad en apenas siete.

Emergencia

Las autoridades declararon el estado de emergencia en la ciudad de Nueva York y regiones aledañas. Todas las escuelas han cerrado.

La nieve cae sin cesar en medio de fuertes vientos sobre la Gran Manzana, donde pocos vehículos y transeúntes se aventuran en las calles, avanzando muy lentamente para evitar deslizamientos y resbalones en medio de una temperatura de -4ºC, que bajará aún más tras la tormenta.

Los buses y el metro funcionan, pero hay retrasos. El servicio de ferry será suspendido al mediodía, anunció el alcalde Bill de Blasio.

Unos 4.800 funcionarios municipales trabajan desde el miércoles de noche en turnos de 12 horas depositando toneladas de sal en calles y aceras y barriendo la nieve con camiones.

Petróleo en alza

Los precios del petróleo se dispararon y se mantuvieron en sus máximos de dos años y medio ante las preocupaciones respecto a la oferta debido a la inestabilidad social en Irán y la ola de frío extremo que golpea a Estados Unidos Las protestas antigubernamentales en Irán han generado el temor de que interrumpan la producción de crudo del tercer mayor productor de la OPEP.

También impulsa al alza los precios el frente de frío ártico que está golpeando la costa este de Estados Unidos y crea una demanda de petróleo inesperadamente más alta. El petróleo extendió sus ganancias luego de que se reportó que las existencias de crudo continuaron disminuyendo en Estados Unidos y la producción de la OPEP se mantuvo estable el mes pasado.

Los inventarios cayeron en 4.99 millones de barriles la semana pasada, informó el privado American Petroleum Institute.

El petróleo es utilizado por gran parte de los estadoundenses en sus sistemas de calefacción.