Domingo, 23 de Septiembre del 2018
turismo


Exposición: “ESPACIO FINITO. Sandra Elías”

Publicado el 18/01/18

Del 17 de enero al 11 de febrero

Galería ICPNA Miraflores (Av. Angamos Oeste 120)

Ingreso libre

 

La artista Sandra Elías nos presenta una muestra particular, en la que las obras remiten al imaginario de lo cartográfico, por un lado, y a los vestigios e indicios del territorio, por otro. Presentada a manera de registro fragmentario, como si se tratara de un archivo inconcluso o en formación, la instalación Espacio finito esconde el origen real de las imágenes, uno que el espectador deberá develar para poder aproximarse a su verdadero sentido.

Carlo Trivelli, curador de la muestra, aclara que Espacio finito debe entenderse, antes que como una exposición de fotografía, como una investigación realizada con medios fotográficos. “Asistimos a un conjunto de imágenes sin marco o soporte alguno –como acostumbraríamos a ver cuadros en una exhibición– dispuestas sobre una larga mesa. Ello no solo refuerza la idea de evidencia expuesta para su análisis, sino que las vincula de una manera en que, antes de ser entendidas como piezas separadas –cuadros independientes– resultan partes orgánicas de un todo”.

“En el mismo sentido – agrega Trivelli – las imágenes son, en su mayoría, producto de un proceso de escaneo, en el que la materia sujeta a investigación ha sido recolectada, como si de un vestigio se tratara, y puesta en contacto directo con la máquina que la escudriña y revela, en su ampliación, detalles insospechados”.

Espacio finito se presenta en la galería ICPNA Miraflores (Av. Angamos Oeste 120) hasta el 11 de febrero. El horario de visita es de martes a domingo de 11 a.m. a 8 p.m. El ingreso es libre.

 

Sobre la artista

Sandra Elías (Lima, 1977) estudió Fotografía Profesional en el Centro de la Imagen. En los años 2014 y 2015 hizo una maestría en Fotografía Latinoamericana con Alejandro Castellote. Su obra fue expuesta en el 2010 en Francia; en la Bienal de Fotografía de Lima en el año 2012, luego en la exposición La fotografía después de la fotografía, como parte de la II Bienal de Fotografía de Lima, en el año 2014; en la Sala de Delegados de París Unesco, en una exposición individual en el 2016. Paralelamente al trabajo de proyectos personales se dedica a la docencia en el Centro de la Imagen.

 

Agradecemos su difusión

 

 

 

 

 

 

 

TEXTO DE CURADOR

 

ESPACIO FINITO

Mirar de cerca

 

Entre la multiplicidad de formas que la creación artística asume hoy, la del ensayo o la investigación es quizá una de las más fructíferas, en la medida en que se condice con los nuevos escenarios en los que la creación estética entra en diálogo con preocupaciones y modos de hacer a los que tradicionalmente, hasta el modernismo al menos, había sido ajena y que, sin embargo, son hoy casi un imperativo para inscribir el trabajo estético en el universo discursivo de la actualidad. Así, lo que el espectador tiene ante sí en Espacio finito de Sandra Elías debe entenderse, antes que como una exposición de fotografía, como una investigación realizada con medios fotográficos.

 

Cada pieza, así como la disposición de las mismas en la sala, responde a una lógica de la pesquisa o, si se quiere, de un horizonte más amplio del preguntarse por algo, uno que no por diferir al método científico o a la reflexión filosófica deja de ser sistemático, reflexivo y profundo. Quizá la principal diferencia, entre una investigación de corte estético y una científica o filosófica, radica en el hecho de que aquello que se investiga no está enunciado explícitamente desde un principio para quien accede a los resultados de la investigación. Esto, que ciertamente puede ser desconcertante para algunos, debe tomarse, más bien, como una invitación, como un juego en el que el descubrimiento de la materia de lo investigado adquiere el resplandor de una metáfora, una que de ser explicada desde el principio perdería todo su brillo. Y es que, como son estéticos los medios, debe ser también estética la interpretación de la evidencia.

 

En el caso de Espacio finito, asistimos a un conjunto de imágenes sin marco o soporte alguno –como acostumbraríamos a ver cuadros en una exhibición– dispuestas sobre una larga mesa. Ello no solo refuerza la idea de evidencia expuesta para su análisis, sino que las vincula de una manera en que, antes de ser entendidas como piezas separadas –cuadros independientes– resultan partes orgánicas de un todo. En el mismo sentido, las imágenes son, en su mayoría, producto de un proceso de escaneo, en el que la materia sujeta a investigación ha sido recolectada, como si de un vestigio se tratara, y puesta en contacto directo con la máquina que la escudriña y revela, en su ampliación, detalles insospechados. Surgen así alusiones visuales a la prospección del terreno y a lo topográfico. Pero, como pronto descubrirá el espectador, son detalles de un todo que puede pensarse como territorio solo metafóricamente, porque lo que Sandra Elías ha escogido hacer es mirar de cerca –quizá lo más de cerca posible– la superficie y la materialidad de estos vestigios íntimos y cotidianos que atestiguan la tenue frontera entre lo inerte y lo que late.

 

Carlo Trivelli