Jueves, 26 de Abril del 2018
turismo


Casey Affleck no presentará el premio a mejor actriz en los Oscar

Publicado el 26/01/18

El movimiento de denuncia del acoso a las mujeres en Hollywood ha llegado a los premios Oscar antes de que empiecen. Casey Affleck, ganador el año pasado del galardon al mejor actor, romperá la tradición de las presentaciones de la ceremonia -no siempre cumplida- y no acudirá este año a entregar el premio a la mejor actriz. Aunque no ha aducido ninguna razón para justificar su ausencia, Affleck se vio envuelto en una denuncia por acoso sexual hace siete años.

Affleck, de 42 años, ganó el premio Oscar al mejor actor el año pasado por Manchester frente al mar. La tradición de los Premios de la Academia dice que el último actor ganador presenta al año siguiente el premio a la mejor actriz, y viceversa. Sin embargo, la imagen pública de Affleck se ha visto manchada desde 2010 por una denuncia de dos mujeres que aseguraron que se había propasado con ellas durante el rodaje de I’m still here, en la que era director y productor. Aquella denuncia fue resuelta en un pacto extrajudicial por una cantidad no revelada. Affleck niega las acusaciones.

La noticia fue adelantada por Deadline y confirmada por un representante del actor a la agencia Associated Press. Según la publicación especializada en Hollywood, el actor ha decidido no ser una distracción del trabajo de las actrices nominadas y por eso ha comunicado a la Academia que no irá a la ceremonia. Un portavoz de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas dijo a la agencia que “agradecen la decisión [de Affleck] de mantener la atención en el espectáculo y en el buen trabajo de este año”.

La polémica ya persiguió a Affleck en la pasada ceremonia, en los que se presentaba como favorito para llevarseel Oscar. Cuando se anunció su nominación, la actriz Constance Wu cargó en Twitter contra una industria que ignoraba el pasado turbio de Affleck. La revuelta de las mujeres de Hollywood contra la cultura de tolerancia del acoso sexual en la industria no había tomado forma todavía y las quejas porque se homenajeara a alguien con ese episodio en su pasado no impidieron que acudiera a la gala y fuera una de las estrellas de la noche. Cuando subió al escenario a recoger la estatuilla de manos de Brie Larsson, esta no le aplaudió.

El pasado octubre estalló el escándalo del productor Harvey Weinstein, al que decenas de mujeres han acusado de abusos sexuales que van desde propuestas de sexo a cambio de trabajo hasta violaciones. El caso dio lugar a movimientos como #MeToo y Time’s Up (Yo también y Se acabó, en inglés), y a una ola de condena que se ha llevado por delante carreras y reputaciones de importantes nombres de la industria.

El pasado 7 de enero, Hollywood visualizó por primera vez el impacto que este movimiento va a tener en el mundo de los premios. En la ceremonia de los Globos de Oro, casi todas las mujeres acudieron de negro para simbolizar su solidaridad con las víctimas del acoso que se han atrevido a hablar después de años. Toda la gala estuvo llena de referencias a lo que ya es un cambio profundo de cultura en Hollywood.