Lunes, 23 de Abril del 2018
turismo


PEISA rinde homenaje, a un año de su deceso, al escritor Gregorio Martínez con dos publicaciones

Publicado el 12/12/17
El Grupo Editorial PEISA presenta la edición de dos títulos esenciales de la bibliografía de Gregorio Martínez, gran escritor fallecido en agosto pasado: su primera publicación TIERRA DE CALÉNDULA y el magnífico libro de ensayos LIBRO DE LOS ESPEJOS editado en el 2004. Ambos libros fueron presentados en la Feria del libro Ricardo Palma.
 
 

CALÉNDULA

Gregorio Martínez

 

Los trece cuentos que integran Tierra de caléndula —el primer libro de Gregorio Martínez, publicado en 1975—, tienen como protagonistas a campesinos negros de la costa sur peruana. Se narran hechos de su vida coti­diana y se muestra el modo como el hombre del campo asume la realidad inmediata y aquella otra, mucho más genérica, a la que solo accede por los rumores que le llegan.

Pero este libro también plas­ma la coloquialidad de los habi­tantes del ya mítico Coyungo —lugar esencial en la obra de Martínez—, y logra así una modulación especial del castellano, plena de mati­ces, de curiosas alteraciones, de gratos arcaísmos e insu­flada de un desembozado humor.

Estas historias ofrecen una visión del mundo en la que relumbra la sabiduría ancestral desde la que se cues­tiona el orden patriarcal injusto. En suma, un libro reve­lador y profundamente conmovedor. 

 

LIBRO DE LOS ESPEJOS

Gregorio Martínez

 

Este libro, que combina la crónica, el testimonio y el ensayo, puede leerse como una mirada irónica de la escena contem­poránea y, aún más, como una sacada de lengua al establish­ment criollo.

La pluma mordaz y chispeante de Gregorio Martínez discurre por los más inesperados caminos de la literatura, la música, el cine, la política, la historia y las expresiones popu­lares, al tiempo que se regocija ajustándole las clavijas a cuan­to personaje engolado se la atraviesa en el camino.

Libro transgresor y polémico en el que se dan encuen­tro la destreza del contador de historias, la minuciosidad del erudito y el aguijón del crítico —amén de la frescura con la que el autor invoca el erotismo para sazonar sus textos—, el Libro de los espejos es también un magistral ejercicio de len­guaje, una conversación escrita, un sensual cara a cara con la palabra que, sin duda, hará las delicias del lector.