Jueves, 14 de Diciembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Hamás declara que la decisión del presidente de EE UU abre las puertas del “infierno”

Publicado el 06/12/17

Israel

El primer ministro israelí, Bejamín Netanyahu, ha calificado de “hito histórico” la decisión de Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel y ha instado a otros países a hacer lo mismo. “Estamos profundamente agradecidos al presidente por su justa y valiente decisión”, ha afirmado. “Cualquier acuerdo de paz debe de incluir a Jerusalén como capital de Israel”. 

El jefe del Gobierno israelí se ha comprometido a no cambiar el statu quo de los lugares sagrados y a “garantizar la libertad de culto para judíos, cristianos y musulmanes por igual”. “Comparto el compromiso del presidente Trump de avanzar hacia la paz entre Israel y todos nuestros vecinos, incluidos los palestinos. Y seguiremos trabajando con él y su equipo para hacer realidad ese sueño de paz”, ha remarcado poco después del anuncio del presidente estadounidense.

El líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha declarado en un discurso televisado que “Jerusalén es la eterna capital del Estado de Palestina”, y ha asegurado que EE UU ya no puede ser un mediador en las negociaciones de paz con Israel después de las declaraciones de Trump.

El dirigente Organización para la Liberación Palestina (OLP) Saeb Erekat, que ejerció de negociador en conversaciones previas con Israel, ha asegurado ante los medios que el anuncio “cierra puertas” de cara a la posible reanudación del proceso, según un vídeo difundido en Twitter por la OLP. “Trump ha inhabilitado a Estados Unidos para desempeñar un papel en cualquier proceso de paz”, ha advertido. Asimismo, para Erekat, la iniciativa del actual presidentenorteamericano “es una contradicción total de los compromisos firmados entreisraelíes y palestinos”.

Hamás

Hamás, por su parte, ha declarado que la decisión del presidente de EE UU abre las puertas del “infierno” y ha calificado la decisión de “agresión flagrante contra el pueblo palestino”. El movimiento islamista, que domina la Franja de Gaza desde hace una década, ha instado a árabes y musulmanes a “perjudicar los intereses de Estados Unidos en la región” y a “rehuir a Israel”.

Miles de personas ya habían salido a las calles de Cisjordania y la Franja de Gaza horas antes de que el presidente norteamericano compareciese en la Casa Blanca y anunciase lo que ya todos daban por hecho. 

Naciones Unidas

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, hizo una declaración institucional nada más concluir la intervención de Trump, informa Sandro Pozzi. Guterres rechazó por principio “cualquier decisión unilateral” que tenga el potencial de hacer descarrilar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y defendió la solución de los dos Estados que vivan en paz, seguridad y que se reconozcan mutuamente.

“Entiendo el profundo apego que Jerusalén tiene en los corazones de tanta gente”, admitió, “ha sido así durante siglos y siempre lo será”. “Pero en este momento de gran ansiedad, quiero dejar claro no hay alternativa a la solución de los estados, no hay plan B”, añadió. Guterres insiste que en que “Jerusalén es la capital de Israel y de Palestina”. Es estatus final de Jerusalén, concluyó, debe ser resuelto en las negociaciones directas. 

Unión Europea

La Unión Europea (UE) ha expresado su “grave preocupación” por la decisión Trump, en especial por la repercusión que puede tener en el proceso de paz en Oriente Medio. “La UE expresa grave preocupación por el anuncio de hoy del presidente de EE UU sobre Jerusalén y las repercusiones que esto puede tener en las perspectivas de paz”, ha indicado la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini, en un comunicado. Mogherini ha recordado que la posición europea, que busca una solución de dos Estados, “permanece sin cambios”.

El Gobierno español ha advertido de que el estatus de la ciudad de Jerusalén deberá formar parte de una “solución de dos Estados” entre israelíes y palestinos. El Gobierno de Mariano Rajoy ha aprovechado el anuncio de Trump para reiterar su posición sobre el estatus de Jerusalén, que “coincide con la recogida en diversas resoluciones de Naciones Unidas”, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. “Jerusalén constituye una de las cuestiones centrales del proceso de paz y debe ser objeto de negociación entre israelíes y palestinos”, ha añadido Exteriores en su nota, en la que ha apuntado que “la mejor forma de garantizar lasaspiraciones de las dos partes es la solución de los dos Estados (…) viviendo juntos en paz y seguridad”. En este sentido, ha subrayado que “el estatus final de Jerusalén deberá ser la consecuencia de esas negociaciones”, paralizadas desde mediados del año 2014.

El presidente francés, Emmanuel Macron, intentó este miércoles sin éxito frenar a Trump en una conversación telefónica en la que le recordó que “la cuestión de Jerusalén debería tratarse en el marco de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, aspirando a la creación de dos Estados que vivan juntos en paz con Jerusalén como capital”. Después de que se produjera el anuncio, ha calificado la decisión de “lamentable” y ha insistido en que el estatus de la ciudad lo tienen que decidir israelíes y palestinos a través de una negociación.

La canciller alemana Angela Merkeldeclaró que su Gobierno no apoya la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel. El gobierno alemán “no apoya esa decisión porque el estatuto de Jerusalén solo puede ser negociado como parte de una solución de dos Estados” declaró la canciller, citada en un tuit de su portavoz, Steffen Seibert.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, también defendió que el futuro de Jerusalén debe ser definido con un proceso de paz “basado en dos Estados”, Israel y Palestina. “Jerusalén, ciudad santa, única en el mundo. Su futuro debe ser definido en el ámbito del proceso de paz basado en dos Estados, Israel y Palestina”, defendió Gentiloni en Twitter.

Reino Unido

La primera ministra británica, Theresa May, consideró “poco útil” para la paz la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital del Estado de Israel. La jefa de Gobierno británica subrayó en un comunicado que el Reino Unido mantiene Tel Aviv como base para su embajada en Israel y “no tiene planes de trasladarla”. “Nuestra postura sobre el estatus de Jerusalén está clara y se ha mantenido durante mucho tiempo. Debe determinarse en un acuerdo negociado entre israelíes y palestinos”, señaló la primera ministra. Jerusalén debe “en último término, ser la capital compartida de los Estados de Israel y de Palestina”, dijo May, que resaltó que Londres considera Jerusalén Este como “parte de los territorios palestinos ocupados”. “Compartimos con el presidente Trump el deseo de terminar con este conflicto. Damos la bienvenida a su compromiso expresado hoy sobre una solución de dos Estados negociada entre las partes”, agregó.

Egipto

Egipto también rechazó la decisión de Trump de reconocer Jerusalén como la capital de Israel y de trasladar ahí su Embajada, en un comunicado en el quemostró su “gran preocupación por las posibles consecuencias” en la estabilidad de Oriente Medio. “Egipto confirma que la toma de este tipo de decisiones unilaterales supone una transgresión de las resoluciones internacionales legítimas
y no cambiará el estado legal de la ciudad de Jerusalén, que se considera que está bajo la ocupación”, dice el comunicado.

Turquía

El ministro turco de Exteriores ha afirmado que la decisión de Trump es “irresponsable”. Esta tarde, el viceprimer ministro y portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozgad, escribió este miércoles un mensaje en Twitter en el que afirmaba que el traslado de la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén es un “riesgo que puede encender el fuego y provocar un gran desastre”. El reconocimiento “arrojará a la región y al mundo a un fuego y no se sabe cuándo terminará”, escribió Bozdag, quien dijo también que la medida liderará el camino hacia la “agitación, el caos y los enfrentamientos”.

Además, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan —quien ya amenazó con romper las relaciones diplomáticas con Israel—, organizará el 13 de diciembre en Estambul una cumbre de dirigentes de países musulmanes a raíz de la decisión de Estados Unidos. “Nuestro presidente de la República convoca una cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica para permitir a los países musulmanes que actúen de forma unificada y coordinada antes estos acontecimientos”, ha declarado el portavoz de la presidencia turca Ibrahim Kalin.

Qatar

El ministro de Exteriores de Qatar ha declarado que la decisión de Trump provoca una “grave escalada al conflicto” y “condena a muerte todas las negociaciones de paz”.

El Congreso Mundial Judío

El Congreso Mundial Judío calificó como “un paso valiente” la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. “Jerusalén es la capital indiscutible de Israel y la capital histórica del pueblo judío”, afirmó en un comunicado el presidente de la organización, Ronald Lauder. “Esperamos que esta declaración sea el comienzo de un nuevo proceso político y un movimiento en favor de la paz y la estabilidad en Oriente Medio”, agrega Lauder en el comunicado.

Irán

El ministro de Exteriores iraní ha condenado “seriamente” la decisión de Trump”, según recogen medios estatales. El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, había dicho, antes de que se produjera el anuncio, que los planes del presidente de EE UU son resultado de su “desesperación y debilidad”. “Es por desesperación y debilidad que quieren declarar Al-Qods [nombre en árabe de Jerusalén] como capital del régimen sionista”, señaló Jamenei durante un acto en alusión a los planes de Trump. “En la cuestión de Palestina, tienen sus manos atadas y no pueden alcanzar sus objetivos”, ha defendido el líder supremo.

Organización para la Cooperación Islámica

El rey de Marruecos, Mohamed VI, dirigió un mensaje a Trump antes de que desvelara su decisión en calidad de presidente del Comité Al-Qods, entidad que lleva el nombre en árabe de Jerusalén y que fue fundada en 1975 por su padre, Hassan II, y por los ministros de Exteriores de 15 estados fundadores, entre ellos Arabia Saudí, Irán y Egipto, informa Francisco Peregil. “Me es grato dirigirme a usted hoy en mi calidad de presidente del Comité Al-Qods resultante de la Organización para la Cooperación Islámica, que cuenta con 57 Estados que representan a más de mil millones de ciudadanos. Me gustaría manifestar a vuestra excelencia mi profunda preocupación personal, así como la gran inquietud sentida por los Estados y los pueblos árabes y musulmanes a raíz de las informaciones recurrentes sobre la intención de vuestra administración de reconocer Al-Qods como capital de Israel y de trasladar la Embajada de los Estados Unidos a dicha ciudad”, ha señalado el monarca en su misiva.

Jordania

El Gobierno jordano consideró una “violación de la legitimidad internacional” esta medida, pues supone “una vulneración del documento de la ONU que establece que el estatus de Jerusalén debe decidirse mediante negociaciones”. Amán mantiene un papel de custodio sobre los lugares santos musulmanes en Jerusalén Este, territorio que estaba bajo soberanía jordana cuando Israel lo ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967, e Israel controla los accesos y visitas al lugar, en virtud de un pacto ratificado en los Acuerdos de Paz entre ambos países en 1994.

Liga Árabe

Jordania, a petición de Palestina, también solicitó la convocatoria de una reunión de emergencia antes de que Trump hiciera su anuncio, en este caso de la Liga Árabe —una organización que agrupa a 22 países de Oriente Próximo y el Magreb— para este próximo sábado. La decisión llegó apenas horas después de que Trump comunicara la intención de trasladar a Jerusalén la Embajada.

Siria

La presidencia siria afirmó que el futuro de Jerusalén “no lo determina ningún Estado o presidente, sino su historia, la voluntad y la determinación de la lealtad a la causa palestina”. El comunicado de la oficina siria, publicado en Telegram, va acompañado de una fotografía de la ciudad en la que se aprecia la cúpula de la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado del islam tras La Meca y Medina, con un mensaje que dice “Jerusalén árabe… Y permanecerá”.

Libano

El presidente libanés, Michel Aoun, considera que Trump “ha hecho retroceder diez años el proceso de paz entre palestinos e israelíes y desmoronó las intenciones de acercar los puntos de vista de ambas partes”. El mandatario del Líbano, país que acoge a aproximadamente medio millón de palestinos en su territorio, advirtió de “las consecuencias que podría tener esa decisión sobre la estabilidad de la región y, quizás, de todo el mundo”.

OLP

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, dijo que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del presidente de EEUU, Donald Trump, “destruye cualquier oportunidad para la solución de los dos estados”. “Ha tomado una acción para reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Esto es una contradicción total de los acuerdos firmados entre palestinos e israelíes. El artículo 7 del Acuerdo Interino especifica que ningún estado debe tomar acciones que prejuzguen o predeterminen los asuntos relativos al estatus final, incluido Jerusalén”, añadió. La decisión anunciada hoy, continuó, “prejuzga, dicta y cierra puertas para las negociaciones”.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *