Lunes, 11 de Diciembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Yanango: El Túnel que cambia la vida a los Pobladores de la Sierra y Selva Central

Publicado el 17/11/17

Atravesar sobre ruedas los más de 1000 metros del nuevo, curvo y moderno Túnel Yanango, en la quebrada del mismo nombre, en la región Junín, solo toma 2 minutos. Un tiempo breve que significa un cambio importante en las vidas de las personas que se desplazan por ese punto, entre Tarma y La Merced, en el corredor que integra la selva central con la sierra y la costa.

Con este túnel, construido por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), a través de Provías Nacional, las esperanzas por un futuro mejor crecen entre los habitantes de esa zona del país.

El transportista ahorra tiempo y combustible; el empresario vende más artículos porque estos circulan más rápido; el agricultor no ve pérdidas porque sus productos tienen movimiento y llegan de manera oportuna a los centros de abasto; el padre de familia lleva a su esposa e hijos de paseo en forma segura y rápida; y todos tienen más tiempo para estar en casa y en familia.

A las 3:15 p.m. del 3 de octubre último, un anhelo largamente postergado de los pobladores de Junín se hizo realidad: comenzó la marcha blanca en el túnel Yanango, ubicado en el distrito de San Ramón, provincia de Chanchamayo. A la fecha, más de 150,000 vehículos ya han pasado por el túnel y se estima que son 282,000 los beneficiarios directos.

Antes de la existencia de esta obra, sin contratiempos climáticos, tomaba hasta 20 minutos circular por la zona de la quebrada Yanango. En épocas de lluvia, el pase se solía interrumpir por horas o días. Esas tediosas esperas comenzaron en el 2005, cuando un huaico y la crecida del río Yanango provocaron el colapso del puente de la vía Tarma-La Merced.

Tras ello se instaló un puente provisional que permitía el paso de vehículos ligeros y medianos, mientras que las unidades pesadas debían cruzar la quebrada por un vado, lo que ocasionaba incomodidad, inseguridad y pérdida de tiempo a los usuarios.

Voces agradecidas

John Cangalaya Hilario es empresario de productos de computación y va continuamente de Tarma a La Merced para cerrar negocios. Incluso, gracias al túnel, sus productos llegan hasta Satipo y Huancayo. “Ya no existe el riesgo de quedarme atrapado por la crecida del río Yanango. Ahora, –comenta el empresario– el pasar rápido por este punto ha hecho que mis negocios se proyecten más”.

Pedro Cueva Peralta es conductor de un camión de carga. Pasa constantemente por el túnel Yanango y siente que las condiciones de su labor han dado un vuelco positivo gracias a esta mega obra. “El túnel da fluidez al tránsito en la zona. Ahora pasamos en 2 minutos. Antes era complicado por los deslizamientos. Perdíamos mucho tiempo esperando que la vía se libere. Hoy todo es más rápido, llego pronto a casa y estoy más tiempo con mi familia”, dice el empeñoso chofer.

“Viajo constantemente por turismo con los míos a San Ramón, La Merced, Oxapampa y Pozuzo. Antes, cuando el río se cargaba era muy difícil pasar. Ahora todo fluye de una manera más segura y continua. La obra está bien señalizada e iluminada”, refiere el tarmeño Robinson Rojas Casabona.

Marco Antonio Barrios Quinto es chofer de una empresa de transporte de pasajeros que une La Merced y Tarma. “El túnel me está cambiando la vida. Hago más viajes, ya no tengo que esperar muchas horas para pasar por Yanango y dispongo de más tiempo para pasarla en familia. El túnel es impresionante, tanto que se ha convertido en un lugar turístico. Los extranjeros suelen tomarse fotos dentro de él, en los espacios para parqueo de emergencia”, indica el conductor que trabaja a diario al volante de un sedán.

Se trata del segundo túnel más largo del Perú. Si bien no todos los días se registra la misma carga vehicular, en promedio 3500 unidades –entre autos particulares y vehículos de transporte de pasajeros y carga– pasan diariamente por esta mega obra de ingeniería que deja atónito a todo aquel que la atraviesa.

Sus inacabables 1,063 metros de largo, iluminación LED de 24/7, pulcra señalización, impermeabilidad, pasarelas laterales de emergencia y perfecta ventilación evidencian que el túnel ha sido construido con la más moderna tecnología y altos estándares de seguridad y calidad. En la obra se invirtieron 104 millones de soles aproximadamente.

A la vera del camino, cerca del túnel, yendo de La Merced a Tarma, está el puesto de frutas de Alfredo Llantay Meléndez. Naranjas, plátanos y granadillas compiten entre sí por el gusto de los ocupantes de los vehículos. Alfredo siembra, cosecha y vende. “No se deteriora mi fruta por falta de venta, como sucedía antes, cuando los transportistas se quedaban atorados. Hoy mi mercadería circula más. Y gracias a este túnel están llegando a la selva central más turistas que me compran con mayor frecuencia”, asegura Alfredo en las inmediaciones del túnel que ha cambiado la vida de la región.

 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *