Viernes, 24 de Noviembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Christina Oliva revela los secretos de su gran negocio en la nueva serie Estilista en Manhattan

Publicado el 27/10/17

Lima, octubre de 2017.- Sin título universitario o especialización en empresas, esta joven estilista de la ciudad de Nueva York logró con su inteligencia y perseverancia convertir su pequeño negocio de extensiones de cabello en una verdadera compañía familiar. ESTILISTA EN MANHATTAN llega a la pantalla de Discovery Home & Health a partir del 30 de octubre a las 8:00 p.m. para registrar el trabajo diario en los dos salones de belleza de Christina Oliva.  

A lo largo de seis episodios, la serie sigue a Christina y a su familia ítalo-americana mientras enfrentan los desafíos de dirigir un negocio en expansión. El delicado equilibrio entre la vida personal y empresarial, las preocupaciones financieras y los conflictos con los empleados, serán algunos de los temas recurrentes. Pero, además, con la llegada de cada nuevo cliente se revela una emocionante historia de vida que termina en un sorprendente cambio de look.

A los 18 años, Christina abrió un salón dedicado a las extensiones de cabello en el garaje de su casa, en Staten Island, y gracias a su talento innato y técnica inigualable fue generando una destacada clientela que le permitió mudarse a un nuevo local. Luego de que su negocio creciera aún más, la joven decidió pasar al siguiente nivel y ahora maneja otro salón en el corazón de Manhattan: el Olivia Christensen.

ESTILISTA EN MANHATTAN acompaña a Christina cuando las cosas en la gran ciudad se tornan complicadas, una amplia competencia y dificultades para generar nueva clientela llevan al nuevo negocio a pérdidas económicas. Pero esta emprendedora no se dará por vencida y trabajará duro en una fiesta de inauguración con invitados de lujo y una producción de fotos para una reconocida revista que serán claves para mantener su local.

Además, gemelas que quieren cambiar su estilo para verse diferentes, una madre sometida a quimioterapia que busca recuperar su pelo y una mujer transgénero que cree que las extensiones mejorarán su confianza, son algunas de los clientes que se ponen en manos de Christina.

Con la transformación en sus manos, esta ESTILISTA EN MANHATTAN no solo es capaz de lograr un look renovado en sus clientas; además, las ayuda a cambiar la percepción que tienen sobre sí mismas, generándoles mayor confianza y autoestima. ¿Podrá utilizar esta habilidad para levantar su negocio en Nueva York y convertirlo en un nuevo éxito?