Miercoles, 18 de Octubre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Exposición fotográfica Intrínseco Femenino – ICPNA Pucallpa

Publicado el 10/08/17

Cuatro historias que podrían ser la misma

Del 10 de agosto al 8 de septiembre

Galería ICPNA Pucallpa (Jr. Andrés Rázuri 244 distrito de Callería)

Ingreso libre

 

El proyecto fotográfico, de cuatro artistas limeñas y pucallpinas, representa tanto la falta como el encuentro, el autoconocimiento y el reconocimiento de las emociones, la aceptación, el abrazo profundo con una misma, así como la belleza de la mujer solitaria.

Intrínseco Femenino, muestra que se divide en cuatro series, es una búsqueda de quienes eran y una reconciliación con ellas mismas. Cada una de las partes que forma este proyecto han sido sanadoras y reconstructivas para estas artistas que se desarrollan dentro de una sociedad que margina y vulnera a la mujer.

La exposición de las fotógrafas Rocío Pardo, Verónica Cerna, Karen Ramos y Luana Mey, se podrá visitar del 10 de agosto al 8 de septiembre en  la Galería ICPNA Pucallpa (Jr. Andrés Rázuri 244 distrito de Callería). El horario de visita a la sala es de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 12:00 m. y de 2:30 p.m. a 7:30 p.m., sábados de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. Ingreso libre. 

Sobre las artistas y sus series:

Verónica Cerna. 1991, Lima.

Comunicadora audiovisual de la Universidad de Lima, con cursos de especialización en cine experimental en Buenos Aires y un posgrado en fotografía en el International Center of Photography de Nueva York. Ha expuesto en el Centro de la Imagen y Espacio la Sala en Perú, en la Bienal de Montevideo de Uruguay, en la feria de arte Chile Arte Contemporáneo, y diversas colectivas en Buenos Aires y Nueva York.

El teatro invisible. Convertí mis espacios íntimos en lugares de observación. Quería recrear la mirada de “el otro” como una falsa evidencia de vigilancia constante, explorando la dualidad de la paranoia y el disfrute voyerístico de ser observada. Al escenificar estos espacios, busco cuestionar cuáles son mis límites entre lo que considero público o privado, y qué parte de ambos es en realidad una puesta en escena para uno mismo, para el otro, o para la audiencia invisible. 

Karen Ramos. 1992, Lima.

Diseñadora gráfica de formación, con especialización en dirección de arte en Brother Lima, estudió el programa de fotografía en Kuna Plataforma Visual y Psicoanálisis en la fotografía en el Centro de la Imagen. Ha expuesto en colectivas como “Colección de artistas” y “huellas del tiempo y la memoria”. 

Connatural. A lo largo del tiempo nuestra naturaleza instintiva ha sido reestructurada, censurada y condenada. Este tipo de acciones nos ha hecho perder conexión con nuestra esencia e instinto. Pero por mucho que se le reprima está dentro de nosotras esperando resurgir. Esta serie nace con el anhelo de reencontrarme con mi naturaleza, de las ganas de luchar contra un exterior sordo y un cuerpo ansioso de reconexión. Es una búsqueda constante sobre este instinto que nos caracteriza, pero se encuentra oculto. Ahí estamos todas, con esta esencia escondida. No importa si estamos hechas de heridas abiertas o cicatrices, de lluvia o de soles. La naturaleza de lo salvaje no tiene requisitos: todas somos la puerta a encontrarnos. 

Rocío Pardo Lu. 1979, San Vicente de Cañete.

Ingeniera Química y trabajo como tal 7 años entre Chimbote, Pisco y Lima. Se muda a Pucallpa en el 2011 y se dedica a la fotografía de forma autodidacta. Participo en la exposición fotográfica “Rostros del Perú “organizada por la Reniec a cargo del grupo “Ojos Propios” de Andres Longhi. Es fotógrafa en la revista Pucalike de Pucallpa y colabora con diversos proyectos culturales y en medios de prensa.

Impávida. Nos habla de convertir la soledad en compañía, en un estado de bienestar, cuando logramos romper el mito de que es un sentimiento de orfandad podemos relacionarla con la autonomía. 
Yo la uso como un estado de creatividad, reflexión, meditación. En esta serie ella percibe otras existencias en el silencio.

 Luana Riva Mey. 1998, Ucayali.

Radica en Pucallpa, ha estudiado en talleres dirigidos por el fotógrafo Niko Diaz quien facilita las ponencias de diversos maestros nacionales e internacionales en dicha región. Forma parte de diversos colectivos locales, como el “asalto cultural” y desarrolla proyectos audiovisuales con la Escuela de Cine Amazónico.

Reminiscencias del inconsciente. Has estado desde siempre conmigo, te busco, escudriño mis entrañas de experiencias vagas, de recuerdos que no olvido, abro mi mente, te veo, te atrapo en el segundo que se torna azul, para guardarlo por siempre en mi estado consciente y no olvidarte jamás. Busco un camino a sentir, he tropezado en la inmensidad. Siento la tormenta que se avecina y no estoy preparada. Y de pronto aparece inesperado, levitante, ahogante. Trato de buscar una salida en ese trance entre la vida y la muerte. Una salvación de ese profundo ser oscuro que atormenta, carcome. 

Texto del curador

Cuatro historias que podrían ser una misma

“Me veo, luego existo.” Claude Cahun seudónimo de Lucy Renée Mathilde Schwob

¿Cuántos cuerpos cosificados, arraigados a un imaginario patriarcal, nos enseñaron a ver la figura femenina desde una mirada exclusivamente masculina por medio de la imagen a lo largo de los años?

Hoy, estos cuerpos no pertenecen más a ese mirar, sino que abordan una representación que explora la identidad desde el autorreconocimiento.

Cuatro mujeres acogen la soledad, para en adelante recrear un diálogo consigo mismas a través de la fotografía, dando así libertad a sus cuerpos al saberse dispuestas a un autodescubrimiento que las conduce por senderos lúdicos, sensuales, enigmáticos o tensionales.

Aquí, las artistas nos develan distintos aspectos de su intimidad, utilizando el medio como instrumento de apuntes, como herramienta de análisis, como vía de exploración de sí mismas, como un proceso sanador, introspectivo o cuestionador. De esta manera,  lo intrínseco en la soledad como carencia fluctuante, se convierte en un alejamiento propicio para una mayor autonomía. La búsqueda consiste en encontrar las voces de mujeres que hablan de su entorno, físico o imaginario, y al mismo tiempo del cuerpo como el territorio que lo contiene. A veces sumergiéndolo y asilándolo en el concreto, mientras que en otras,  separándolo de manera impetuosa, despojándose así de la urbe abrumadora para conectarse con la femineidad de la naturaleza.

Las personas o personajes en cada imagen, quienes deciden presentarse a sí mismas o quizá recrear un alter ego, toman el poder absoluto del lenguaje. Es una invitación a contemplarlas  y, al mismo tiempo, verse invadido por un sentir ominoso. Rostros censurados, planos cortados, detalles que se aprecian como una constante, afirman ese rechazo al ojo voyerista e insolente.

Cuatro historias que podrían ser una misma conforman una dialéctica sobre el hecho de existir/coexistir desde la piel de una mujer, en una sociedad que margina y vulnera al femenino. El objetivo es ofrecer una visión de la conquista de la imagen de la mujer por parte de la mujer, para mostrarse de la manera que ellas quieran.

Según Coral Herrera Gómez  “Si nuestra cultura es patriarcal, es normal que nuestra lengua sea sexista. Lo que no es normal es que tenga que seguir siéndolo por los siglos de los siglos mientras las leyes, costumbres y  mentalidades se reforman.”  La fotografía, como lenguaje visual a través de estas cuatro artistas,  nos brinda la oportunidad de transformar nuestras miradas, lenguajes y pensamientos.

La belleza de la mujer solitaria radica en adentrarse en lo recóndito, navegar entre sus propias sombras y luminosidades, entre sus emociones más profundas para, finalmente,  dar vida a una nueva realidad.

André Pereyra Reiss, curador.