Martes, 12 de Diciembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Biblioteca Nacional del Perú cumple hoy 196 años

Publicado el 28/08/17

Lima, ago. 28. Afianzar una red de bibliotecas, la digitalización de sus “fondos”, recuperar espacios en su sede de San Borja, relanzar su Fondo Editorial y renovar la Gran Biblioteca Pública de Lima, son algunos de las desafíos de la BNP para aproximarse al ciudadano. La Biblioteca Nacional del Perú, creada por decreto del general José de San Martín, el 28 de agosto de 1821, llega a sus 196 años con un plan estratégico para los próximos tres años. Su norte es aproximar la biblioteca pública al ciudadano. La primera tarea es fortalecer la red de bibliotecas. “Es el gran trabajo que tenemos para estos años. De acuerdo con la Ley N° 30570, Ley General de la Biblioteca Nacional del Perú, que se aprobó en mayo, debemos contar con una red de bibliotecas con centros coordinadores en cada región”, explica Alejandro Neyra, director de la BNP.

Neyra está visitando las regiones para conocer bibliotecas municipales o regionales que podrían cumplir estas funciones de centros coordinadores y empezar las redes regionales de bibliotecas. Mapeo para articular La BNP busca cambiar la realidad de las bibliotecas públicas de todo el país unificando los estándares, desde el diseño mismo de los espacios y la catalogación intrabibliotecaria como digital. Neyra explica que uniformizar el software permitirá conectar a toda la red de bibliotecas. Así, el “mapeo de las bibliotecas públicas del Perú” permitirá conocer realmente el patrimonio bibliográfico de cada región y sincerar el número de bibliotecas que hay: una cifra que el director toma con pinzas señala que 800 distritos (de los 1,874 creados hasta 2016) cuentan con servicios de bibliotecas. Pero no se sabe si funcionan estos centros y si cumplen con los estándares bibliotecológicos. “Solo en Lima se ven brechas entre San Isidro e Independencia. Algunas bibliotecas municipales están en condiciones muy precarias. El tema está en cómo hacer que estas brechas entre bibliotecas de distintos distritos se acorten.

Además, en muchas ciudades y pueblos no hay bibliotecas como tal, sino espacios acondicionados con anaqueles completamente desvencijados”, recuerda Neyra. El libro también vive los avatares de la realidad nacional. Por ello, un trabajo de la BNP es dar mayor capacitación a los bibliotecólogos y bibliotecarios del país. El director recuerda que esta labor “tomará tiempo y necesitará inversión”. Pedido a políticos “Los alcaldes y los precandidatos a los gobiernos municipales y regionales deberían entender que las bibliotecas son una inversión –dice Neyra–. Más ahora, con el éxito de la Feria Internacional del Libro de Lima, y la multiplicación de las ferias de libro en provincias. Hay un interés real y genuino de la gente por el libro y la lectura que se debería condecir con un interés por establecer bibliotecas”. Recuerda que la Dirección del Libro del Ministerio de Cultura tiene un plan de incentivos municipales, con metas de cumplimiento que permiten ingresar a fondos para implementar programas por el libro y la lectura. Gran Biblioteca modelo

La gestión de Neyra trabaja en que la Gran Biblioteca Pública de Lima, la histórica sede de la BNP de la avenida Abancay, tenga un diseño arquitectónico moderno. Será la biblioteca pública modelo del país, y se permitirá conocer qué estándares se pueden aplicar a las demás bibliotecas públicas a escala nacional. El proyecto, que mira al bicentenario y se presentará a evaluación las próximas semanas, permitirá la remodelación integral de su infraestructura, la creación de áreas para niños, laboratorios, mejorar los equipos, etcétera. Todo para ofrecer mejores servicios “a distintos públicos etáreos”.

El funcionario recuerda que las bibliotecas modernas son espacios “entretenidos, familiares e inclusivos”. Espacios y digitalización Bajo esta mirada, las bibliotecas son entendidas como espacios públicos atractivos no solo para investigadores, el local de San Borja de la BNP trabaja en darle mayor rotación de espectáculos a la sala ‘Mario Vargas Llosa’ y ha recuperado dos espacios públicos: un pequeño anfiteatro para 800 personas y otra área que será una sala infantil. Ambos espacios empezarán a funcionar en setiembre.

Una labor que la BNP avanza a grandes pasos es en la digitalización de sus “fondos antiguos”, las colecciones bibliográficas más valiosas de este centro, para que sean accesibles digitalmente desde cualquier lugar. “Lo que permite el acceso de más gente a la cultura del libro y que se valore el patrimonio que tenemos”. Fondo editorial Finalmente, se dará nuevo lustre al Fondo Editorial de la BNP. Además de continuar las colecciones con las que cuentan y la edición de sus revistas Libros & Artes y Fénix (relanzada después de varios años), Alejandro Neyra considera que se debe apostar editorialmente por otras áreas del saber humano, más allá de las Humanidades.

“Hemos pedido ideas para fortalecer algunas áreas de las colecciones. Por ejemplo, desarrollar el área de innovación, ciencia y tecnología, también buscamos los mecanismos para trabajar coediciones con la Cámara Peruana del Libro y las editoriales con el objetivo claro de la celebrar el bicentenario. Junto al Ministerio de Cultura, creemos que lo ideal es presentar una biblioteca básica que sea accesible a todos los peruanos”.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *