Lunes, 21 de Agosto del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

La Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú se manifiesta

Publicado el 14/07/17

 

La Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú hace un comunicado que es lo siguiente :

  manifiesta su RECHAZO frente a las expresiones del Primer Ministro, Fernando Zavala, que amenaza el bienestar de los consumidores peruanos al demostrar que ha cedido frente al chantaje, manipulación y lobby de la industria láctea peruana.

 

Hoy, el Ministro Zavala dijo en conferencia de prensa que observaría parcialmente “algunos aspectos” de la ley que pretende mejorar la calidad de la leche que consumimos los peruanos. Frente a esto, la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú se pregunta qué pequeños aspectos pueden ser más importantes que mejorar la calidad de la leche que consumen nuestros hijos.

 

Como ya dijimos en un comunicado anterior, luego de la disposición de DIGESA de permitir la comercialización de la mezcla Pura Vida, ya no nos extraña nada. En algún momento, los asociados de AGALEP pensamos que la salida del ex Gerente General de Gloria, el señor Robert Priday, iba a significar que el Primer Ministro Zavala se libraría de la presión que significaba el haber trabajado con él en Backus. Grande es nuestra decepción al darnos cuenta que el gobierno peruano todavía es la chacra de algunos empresarios.

 

Por otro lado, volvemos a destacar nuestro agradecimiento a la señora Keiko Fujimori, quien ayer tras su conversación con el Presidente de la República, catalogó como CORRUPCIÓN las mezclas que viene haciendo la industria, demostrando su preocupación por la salud de los consumidores y su mano firme ante la presión de intereses económicos. Este agradecimiento viene de parte de los 450 mil establos repartidos a lo largo de nuestro territorio nacional.

 

Finalmente, AGALEP confía todavía en que el Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, podrá recapacitar, demostrarle al Perú que el bien puede triunfar frente a los intereses individuales de algunos empresarios y promulgar esta Ley. Una observación, por pequeña que sea, dilata el proceso y le da herramientas a la industria para prolongar su actuar, hace que los peruanos no podamos decidir lo que consumimos, y ocasionará una gran presión social y una masiva protesta de parte de los consumidores y ganaderos, quienes saldrán a las calles a nivel nacional.