Viernes, 21 de Julio del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

El ejército de EEUU tiene un arma que revolucionará las operaciones militares aéreas

Publicado el 01/07/17

El armamento y con ello la naturaleza de los campos de batalla están cambiando, y un nuevo tipo de arma podría en el mediano plazo introducir un salto táctico que hasta hace poco parecía sólo materia de la ciencia ficción: las armas de rayos láser.

Uno de los experimentos más recientes, e impactantes, al respecto es la prueba de un sistema láser de alta energía instalado en un helicóptero de combate Apache AH-64 del Ejército de Estados Unidos. De acuerdo al portal Defense News, esa arma láser fue probada exitosamente en un campo de tiro en Nuevo México y se trataría de la primera vez que un sistema de esta clase operó con resultados desde un helicóptero.

El rayo láser en el Apache fue disparado contra objetivos ubicados a una milla de distancia, desde diferentes alturas, velocidades y tipos de vuelo, todo al parecer de modo preciso gracias a que el arma es guiada por un emisor infrarrojo que le permite identificar su blanco con singular exactitud.

Con todo, aún es necesario perfeccionar y dar mayor poder al sistema, producido por la corporación Raytheon, antes de que pueda ser plenamente operativo. Pero se afirma que es un arma láser que es de gran interés del Pentágono no solo por su innovación y singulares prestaciones (no puede ser visto ni oído y es altamente preciso) sino porque podría en el futuro ser comparativamente más económico que los misiles y ametralladoras, que se agotan y requieren ser recargados.

No se trata, en realidad, del primer láser bélico en ser probado, ni siquiera el más capaz de los existentes, aunque el colocado en el helicóptero Apache destaca por su capacidad móvil.

Por ejemplo, el Ejército ha probado ya varios cañones láser montados en vehículos terrestres, y los de mayor capacidad, como se comentó también en Defense News, lograron en las pruebas inhabilitar camiones y pequeñas aeronaves no tripuladas. Un láser aún más poderoso, desarrollado por Lockheed Martin, habría pasado ya varias pruebas y estaba listo hace unos meses para ser instalado en un vehículo militar para realizar con él ejercicios de disparo.

La Marina, por su parte, cuenta con sistemas aún más potentes (y voluminosos), como el sistema LAWS, instalado en el buque USS Ponce en 2014 a un costo de 40 millones de dólares. Probado a finales de ese año, fue capaz de destruir objetivos distantes e incluso derribar drones. De acuerdo a Business Insider, a principios de 2017 la Marina planeaba que, en menos de un año, podría instalar un láser de mucho mayor poder en un buque de prueba y un año más después podría incluso instalarlo en un destructor o en un portaaviones.

Y se afirma que el Ejército planea tener sistemas de defensa láser operativas para 2023, con cañones láser capaces de interceptar y destruir drones atacantes e incluso fuego de artillería o misiles enemigos, de acuerdo al portal Scout.

Los proyectos de armas láser en marcha o por iniciarse en las fuerzas armadas estadounidenses son numerosos y aunque aún no puede afirmarse que se cuente ya con un arsenal láser capaz de entrar en combate de modo efectivo, esa posibilidad está cada vez más cerca. En la medida en que se consiga, sobre todo, incrementar el poder energético de los láser y la capacidad de generación y conducción de electricidad que se requiere para ello y, al mismo tiempo, se logre reducir el tamaño de esas armas para darles mayor movilidad y portabilidad es que se incluirán en mayor cantidad y con mayor presencia táctica en las operaciones militares.

Aún falta, con todo, bastante antes de que los arsenales reales se acerquen a los ingenios de las películas de ciencia ficción y, ciertamente, lo deseable es que prevalezca la paz y no la destrucción. Pero por razones tácticas, económicas y estratégicas en el largo plazo, las armas láser parecen ser una opción de futuro muy reales y poderosas.