Lunes, 18 de Junio del 2018
turismo



WALTER ALVA ALVA

Publicado el 26/06/17

El arqueólogo peruano Walter Alva nació en el Distrito de Contumazá, en Cajamarca, Perú el 28 de junio de 1951. Su formación profesional la realizó en la Universidad Nacional de Trujillo.

Desde temprana edad se dedicó a estudiar las culturas pre-incas de la región de Lambayeque al norte del Perú donde centró a lo largo de 37 años sus investigaciones y su labor de promoción y defensa del patrimonio cultural. Ha obtenido becas de apoyo por la Fundación Ford y el Servicio de Intercambio Académico Alemán, que le permitieron investigar varios yacimientos arqueológicos de la región y viajar a Alemania para preparar publicaciones.

Desde 1975 hasta 1977 Wálter Alba se desempeñó como supervisor de Monumentos Arqueológicos de la Región de Lambayeque y desde 1977 hasta el 2002 fue Director del Museo Arqueológico Nacional Brüning que pasó a convertirse en uno de los más importantes centros de investigación y difusión arqueológica del Perú. Entre 1987 a 1988 remodeló totalmente la presentación museográfica del Museo Brüning.

Por encargo del Gobierno Peruano participó como Comisario Nacional para varias exposiciones internacionales en Austria, Francia, Alemania y Estados Unidos. Condujo proyectos arqueológicos en los valles de Jequetepeque, Zaña y Lambayeque con importantes excavaciones en los yacimientos arqueológicos de Udima, Eten, Montegrande, Purulén y los Murales de Úcupe.

Walter Alva Alva se hizo conocido en el mundo gracias a su afortunado descubrimiento en 1987 de las tumbas de dos reyes moche: “El Señor de Sipán” y “El viejo Señor de Sipán”, considerado uno de los diez mejores descubrimientos realizados en el siglo XX.

Alva, quien desempeñaba el cargo de director del Museo Brünning de Lambayeque, fue alertado por la policía del saqueo de una tumba moche en la localidad de Sipán. Cuando él y su equipo se dirigieron al lugar percibieron una riqueza inusual en los entierros moche. A partir de ese momento realizaron trabajos arqueológicos permanentes, al quedar claro que el sitio podría contener otras tumbas de estatus similar. A lo largo de 20 años de trabajo se han excavado 14 tumbas de la nobleza Mochica.

Walter Alva se ha encargado de combatir tenazmente el tráfico de arte precolombino, así como también promover la construcción de un museo para los hallazgos de Sipán, cruzada que culminó en 2002 con la inauguración del muy moderno Museo Tumbas Reales de Sipán, del que actualmente es director.

En el año 2007 Alva emprendió nuevos proyectos, como el reinicio de los trabajos de campo en Sipán, dirigidos por Luis Chero Zurita (paralizados por falta de fondos el 2000), la construcción del Museo de Sitio de Sipán y Huaca Rajada, obras comunales, gracias al apoyo del fondo Ítalo-Peruano. Asimismo, se ha iniciado otro frente de investigación en Ventarrón, Collud-Zarpan, evidencias de los periodos Arcaico y Formativo respectivamente.

Alva ha manifestado su deseo de realizar una arqueología involucrada con la sociedad contemporánea. “Siempre nos hemos preocupado mucho de que la arqueología no sea el estudio de un pueblo muerto. El pueblo Moche vive hoy, sigue viviendo en los rostros de la gente, los pescadores… Somos descendientes directos de esta cultura. El pueblo debe valorar su pasado y su identidad y saber quiénes son, sentirse orgullosos de descender de una cultura maravillosa. Estamos trabajando intensamente por el desarrollo. Desde 2005 hemos hecho alrededor de Sipán un conjunto de obras para mejorar las condiciones de vida de la población: acceso al agua, llegada de la luz, cursos de capacitación laboral, de pequeña empresa, de artesanía, y hemos construido el Museo de sitio de Huaca Rajada, Sipán, cerca de Chiclayo, que hemos inaugurado en enero y es un museo lindo”.

Queda pendiente la realización de numerosos proyectos como la construcción del Museo de Cajamarca, el Museo de Sitio de Ucupe y trabajos en otros importantes yacimientos arqueológicos del valle de Lambayeque.