Martes, 26 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Primera ministra británica condena atentado terrorista en Mánchester

Publicado el 23/05/17

Londres, may. 23. La primera ministra británica Theresa May condenó el atentado terrorista en el estadio Mánchester Arena, donde hubo dos explosiones que han dejado al menos 19 muertos y 50 heridos.

“Trabajamos para determinar todos los detalles de lo que está siendo investigado por la Policía como un horrible atentado terrorista”, dijo May en un comunicado.

Las explosiones ocurrieron durante un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

Las autoridades informaron que el incidente se considera como “un atentado terrorista hasta que se pruebe lo contrario”.

¿Quiénes son las víctimas?

La Policía informó que hay 19 muertos y 50 heridos, que están siendo atendidos en seis hospitales.
El servicio local de ambulancias indicó en Twitter que habían 59 heridos y que también había tratado a personas con lesiones leves en el lugar.

Elena Semino, originaria de Lancaster, dijo al diario The Guardian que estaba junto a su marido esperando a su hija en la boletería cuando se produjo la explosión.

“Sentí como un fuego en el cuello y cuando levanté la vista había cuerpos por todos lados”, dijo.

Gary Walker, procedente de Leeds, dijo a la BBC que había recibido trozos de metralla y que su mujer tiene lesiones en el estómago, mientras esperaban el final del concierto.

“Escuchamos la última canción y después de repente hubo un gran destello, un estruendo y salió humo”, dijo.

Otros ataques en el Reino Unido

Este incidente es el segundo mayor ataque que golpea al Reino Unido en menos de dos meses.
El 22 de marzo, cinco personas murieron cuando un hombre embistió con su coche a los transeúntes que paseaban cerca del Parlamento.

El atacante, Khalid Masood, de 52 años, era un ciudadano británico convertido al islam, fue abatido por la Policía.

El peor ataque que ha sufrido el Reino Unido se produjo el 7 de julio de 2005, cuando cuatro atentados suicidas coordinados a la misma hora en momentos de gran afluencia en tres ramas del metro y un autobús londinense provocaron 56 muertos, entre ellos los cuatro kamikazes, y unos 700 heridos.