Martes, 17 de Octubre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Perú destina más de 400 millones de dólares para promover el I+D+i

Publicado el 23/05/17

Perú destina más de 400 millones de dólares para promover el I+D+i. El Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski quiere modernizar y diversificar la Economía Peruana, muy dependiente de la producción y exportación de productos mineros. Así informó el diario Expansión.

Innóvate Perú, la plataforma pública creada para promover la I+d+i en el país, cuenta con fondos por valor de más de 400 millones de dólares para ayudar a las empresas a modernizar sus procesos productivos e invertir en tecnología, según explicó Bernardo Muñoz, consejero económico comercial de la embajada de Perú en Madrid, en el último encuentro Iberoamérica Empresarial, organizado por EXPANSIÓN, con el patrocinio de Ontier y Kreab y la colaboración de Satec y la embajada de Perú.

De ese montante, casi 85 millones de euros están presupuestados para el Fondo para la Innovación, la Ciencia y la Tecnología (FINCYT), cuyo objetivo es ayudar a las empresas para sacar adelante proyectos de innovación. Otros 276 millones de dólares están destinados a promover proyectos tecnológicos en Pesca y Acuicultura e Innovación Agraria.

El programa Innóvate Perú, que fue puesto en marcha en 2007, ha financiado en este tiempo más de dos mil proyectos y ha servido de cauce para inyectar en el sector 154 millones de dólares. Los sectores más dinámicos son la biotecnología, el comercio electrónico, la energía limpia y la educación.

“La innovación no ha llegado aún a su madurez en Perú, le falta un empujón, pero en tres o cinco años se producirá un salto cualitativo relevante”, comentó Joaquín Muñoz, abogado de Ontier especializado en las políticas de innovación en Perú. Muñoz explicó que el país sudamericano se encuentra en novena posición entre los países latinoamericanos en el Global Innovation Index.

Manuel Falcón, responsable de Programas del Cono Sur del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), explicó que el Gobierno español, en el marco del programa Iberoeka, ofrece ayudas y subvenciones para las empresas españolas que, en colaboración con compañías peruanas, inviertan en proyectos de innovación en el país sudamericano.

Un requisito indispensable para optar a esas ayudas es que los proyectos innovadores estén orientados al mercado.

Estabilidad económica

En el encuentro participó también el embajador de Perú en España, José Antonio García Belaúnde, que subrayó la estabilidad económica y política que ofrece su país a los inversores extranjeros. “Nunca hasta ahora habíamos tenido un periodo tan largo de democracia y estabilidad económica; la inflación está rondando el 3% desde hace años y el crecimiento medio ha sido del 5% durante los últimos 17 años”, aseguró el embajador.

Belaúnde hizo también hincapié en la oportunidad que supone para Perú pertenecer a la Alianza del Pacífico: “no se trata de una decisión coyuntural sino de una política de Estado concebida junto a países afines”. El embajador añadió que el país ha aprendido de sus desastres económicos pasados y gracias a ello “hay unas líneas maestras que respetan los diferentes gobiernos”.

Bernardo Muñoz también repasó las oportunidades de negocio que ofrece el país en ámbitos distintos a la I+D. Explicó que entre 2016 y 2021 hay proyectos de inversión planteados por valor de 60.000 millones de dólares y que sólo para poder cerrar la brecha que sufre el país en materia de infraestructuras harán falta 159.000 millones de dólares hasta 2025.

Muñoz subrayó también que hace falta construir en el país 200.000 viviendas, un sector que ofrece enormes oportunidades de negocio, habida cuenta de que la morosidad en el país no supera el 1%. El PIB per cápita en Perú, que era de 2.000 dólares anuales en 2.000, alcanzará los 10.000 dólares anuales en 2020 según las previsiones. La clase media supone el 46% de la población y es la que está estimulando el mercado interno que, según Muñoz, “es el que tiene más futuro”.

En los últimos doce años, la demanda de coches nuevos se ha multiplicado por ocho, la de televisores por cuatro y el turismo interno se ha duplicado.