Jueves, 27 de Julio del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Día Mundial Sin Tabaco 2017

Publicado el 29/05/17

Es bien sabido que el tabaco es el responsable de una alta adicción, enfermedades y muertes en el mundo. Actualmente existen 11 millones de fumadores activos,  y la mitad de estos muere por complicaciones propias del consumo.

Con el fin de concientizar a la población sobre los riesgos de su consumo, el 31 de mayo se celebra el día mundial del tabaco. Mediante esta infografía conoceremos algunos de los daños que provoca en el cuerpo y cómo podemos notar claramente la diferencia entre una persona que no lo consume.

Cada vez es más preocupante que en 80,000 y 100,000 jóvenes se convierten en adictos a muy temprana edad.

En la siguiente infografía, detallaremos los daños que provocan el tabaco en el cuerpo y algunos datos sobre su consumo.

 

Las personas que fuman presentan 40% más de probabilidades de tener cataratas y el riesgo de perder la visión es hasta 5 años antes que una persona sana, advirtieron médicos especialistas. 

Próximos a celebrar el Día Mundial sin Tabaco, el 31 de mayo, el doctor Nahum Cirineo, oftalmólogo de la clínica de Ojos Ñahui, explicó que el tabaco se acumula en todo el cuerpo y acelera el envejecimiento celular.
 
“De esta manera, agrava distintas enfermedades visuales, especialmente, las cataratas y la degeneración macular”, explicó.
 
Ello se debe a la acción directa de las sustancias tóxicas del tabaco en los ojos y la liberación de elementos químicos en los pulmones, que a través del torrente sanguíneo, llegan al globo ocular y afectan la irrigación. 
 
“La pérdida de la visión está relacionada también con la disminución de nutrientes y antioxidantes que genera el humo de tabaco”, agregó Cirineo Moscoso.
 
En este sentido, el especialista urgió en la prevención y detección temprana de problemas visuales. Recordó que, ante las primeras señales de alarma de una posible catarata se debe acudir al médico oftalmólogo. 
 

 
Entre los síntomas de alerta de la catarata figuran: visión borrosa, ver las líneas rectas como si estuvieran torcidas, distorsionadas, inclinadas o que desaparecen en algún punto, sensibilidad a la luz u observar luces que no hay. 
 
En casos avanzados, notar una mancha negra en la parte central de la visión.