Jueves, 17 de Agosto del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

“Redescubriendo a Elías del Águila: retrato fotográfico y clase media en Lima después de 1900”

Publicado el 20/04/17

 

Galería Germán Krüger Espantoso (Av. Angamos Oeste 120)

Hasta el 4 de junio

Horario de visita: martes a domingo de 11 a.m. a 8 p.m.

 

La presente muestra busca ser una primera presentación contemporánea del trabajo de Elías del Águila, fotógrafo de estudio quien hasta ahora teníamos apenas un puñado de informaciones dispersas. La muestra reúne copias de época, repasa la relación entre Del Águila y Manuel Moral, y presenta una selección de retratos que busca caracterizar a la clientela del fotógrafo así como destacar las principales características de su trabajo.

Más de un centenar de fotografías que podrán ser vistas a partir del jueves 20 de abril hasta el 4 de junio en la Galería Germán Krüger Espantoso donde los visitantes podrán constatar que los retratos tomados por Del Águila destacan por un cuidado manejo de la luz que define con suavidad los rasgos de sus retratados.

Jorge Villacorta y Carlo Trivelli, curadores de esta exposición, señalan: “…antes que la estética de la luz, la disposición relajada y casual que Del Águila lograba que sus clientes asumieran frente a la cámara. Ese particular talento, uno que echa mano de un amplio repertorio de poses que abandona la solemnidad y el acartonamiento para dar cabida a más frescura y naturalidad en el retrato, y que se revela particularmente exitoso en sus fotografías de niños en el estudio, es lo que singulariza su trabajo”.

 

Un acervo por estudiar

En el competitivo ambiente de los estudios de retrato fotográfico limeños a fines del siglo XIX, el fotógrafo portugués afincado en Lima, Manuel Moral dejó su estudio de la calle Mantas para abrir un establecimiento en la calle Mercaderes y competir frontalmente con el estudio Courret. Por lo cual, Moral cedió el estudio de la calle Mantas a su colega y compadre Elías del Águila, quien con el tiempo se haría de su propia clientela entre los profesionales y las clases medias de Lima.

Heredero, en un principio, de algunos de los clientes de Moral, Del Águila se iría construyendo una clientela propia, lejos de la competencia por la clientela más acaudalada de la ciudad en la que estaban enfrascados los estudios Fotografía Central y Fotografía Manuel Moral. La actividad del estudio E. Del Águila y Cía. corresponde al final de la época de la llamada República Aristocrática y al oncenio de Augusto B. Leguía que le siguió. En ese período, Lima viviría un intenso proceso de modernización y expansión urbana que sustentaría el ascenso de una clase profesional entre la que Del Águila conseguiría a buena parte de su clientela.

El estudio Elías del Águila y Cía. funcionó desde 1903 hasta mediados del siglo XX. Esta es la primera exposición de su archivo, conformado por más de 23 000 negativos en placa de vidrio custodiados en el Centro de la Imagen.

Reseña del artista

Elías del Águila Pérez nació en Tarapoto en 1875, hijo de Ignacio del Águila y Andrea Pérez. Fue discípulo, colaborador y amigo cercano de Manuel Moral. En 1903, cuando Moral abre su estudio en la calle Mercaderes, Del Águila asume la dirección del estudio que Moral había tenido en los números 23 y 25 de la calle Mantas, donde trabajó al menos hasta entrada la década de 1930. A lo largo de su carrera, colaboró con las revistas Prisma (1906-1907), Ilustración Peruana (1910), Lulú (1915), Figuritas (1915-1916) Sudamérica (c. 1918) y Mundial (1921-1926) y sus fotografías ilustraron el libro de Centurión Herrera El Perú y las colonias extranjeras. Tuvo cuatro hijos: Exilda, Gloria, Mene y Lucho. Falleció en Lima el 27 de setiembre de 1953. Sus restos yacen en el cementerio Presbítero Maestro. Su acervo fotográfico se resguarda en el Fondo Elías del Águila del Archivo Histórico del Centro de la Imagen. 

 

Redescubriendo a Elías del Águila.

Retrato fotográfico y clase media en Lima después de 1900

 

Es poco aún lo que sabemos acerca del fotógrafo Elías del Águila. Sabemos de su estrecha relación personal y profesional con Manuel Moral, fotógrafo portugués afincado en el Perú desde 1883, de quien aprendió el oficio y con quien trabajó durante años. Elías del Águila asumió la dirección del estudio ubicado en los números 23 y 25 de la calle Mantas (en la actual primera cuadra del Jirón Callao, en el centro de Lima), que Moral abriera en 1896 y que dejara en 1903 cuando mudó su negocio a un nuevo estudio en la calle Mercaderes (hoy primera cuadra del Jirón de la Unión), para competir directamente con el famoso estudio Fotografía Central fundado por los hermanos Courret. Elías del Águila daría su nombre al estudio de la calle Mantas y trabajaría en él desde 1903 hasta, al menos, mediados de la década de 1930. Una larga y dilatada historia que aquí empezamos a reconstruir a partir del acervo de casi 24,000 negativos en placa de vidrio provenientes de varios estudios limeños que custodia el Centro de la Imagen.

Heredero, en un principio, de algunos de los clientes de Moral, Del Águila se iría construyendo una clientela propia, lejos de la competencia por la clientela más acaudalada de la ciudad en la que estaban enfrascados los estudios Fotografía Central y Fotografía Manuel Moral. La actividad del estudio E. Del Águila y Cía. corresponde al final de la época de la llamada República Aristocrática y al oncenio de Augusto B. Leguía que le siguió. En ese período, Lima viviría un intenso proceso de modernización y expansión urbana que sustentaría el ascenso de una clase profesional entre la que Del Águila conseguiría a buena parte de su clientela.

El arte de Elías del Águila fue destacado en su momento por el reconocido pintor, fotógrafo y crítico de arte Teófilo Castillo, quien calificó su trabajo como “un despertar […] una verdadera novedad, alegría para las retinas algo fatigadas con las lobregueses, que por ahí se ven…”. Como el espectador constatará en esta exposición, los retratos tomados por Del Águila destacan por un cuidado manejo de la luz que define con suavidad los rasgos de sus retratados. Sin embargo, las palabras de Teófilo Castillo parecen señalar, antes que la estética de la luz, la disposición relajada y casual que Del Águila lograba que sus clientes asumieran frente a la cámara. Ese particular talento, uno que echa mano de un amplio repertorio de poses que abandona la solemnidad y el acartonamiento para dar cabida a más frescura y naturalidad en el retrato, y que se revela particularmente exitoso en sus fotografías de niños en el estudio, es lo que singulariza su trabajo.

Redescubriendo a Elías del Águila. Retrato fotográfico y clase media en Lima después de 1900 busca ser una primera presentación contemporánea del trabajo de Elías del Águila, de quien hasta ahora teníamos apenas un puñado de informaciones dispersas. La muestra reúne copias de época, repasa la relación entre Del Águila y Manuel Moral, y presenta una selección de retratos que busca caracterizar a la clientela del fotógrafo así como destacar las principales características de su trabajo.

 

Texto de Jorge Villacorta y Carlo Trivelli