Miercoles, 26 de Abril del 2017


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Escolares de Trujillo acuden a clases en comisaría de la estrategia “Barrio Seguro”

Publicado el 20/04/17

Una comisaría de Trujillo que forma parte de la Estrategia Multisectorial “Barrio Seguro”, liderada por el Ministerio del Interior, cedió sus instalaciones para que 60 niños de un colegio afectado por las intensas lluvias y huaicos puedan iniciar clases escolares.

Se trata de la Comisaría de Jerusalén-Wichanzao, ubicada en el distrito de La Esperanza, que abrió sus puertas a los niños del tercer y quinto grado del colegio “Dios es Amor”.
El comandante PNP Humberto Infante Cordero, comisario de Jerusalén-Wichanzao, informó que la ayuda a los docentes, padres de familia y alumnos del referido colegio durará hasta que las condiciones del local escolar sean adecuadas para albergar a los menores, o en su defecto se habiliten aulas prefabricadas.
“Justamente en línea con uno de los objetivos de Barrio Seguro, que es lograr un mayor acercamiento de la Policía con la comunidad, se decidió apoyar a los pequeños para que no se retrasen en sus estudios. Así, les cedimos el aula de capacitaciones internas de los policías”, comentó Infante.
Además del aula, los niños pueden utilizar el patio interno, que tiene dos arcos de fútbol, ideales para que puedan realizar educación física.
La coordinadora de “Barrio Seguro” en Trujillo, Susel Paredes, destacó la iniciativa del comisario de Jerusalén-Wichanzao e informó que la labor policial durante la emergencia por los desastres naturales que afectaron a los distritos no cesó.
“El patrullaje para dar seguridad continúa, pero las visitas casa por casa a las viviendas, como parte de la Policía Comunitaria en los distritos de El Porvenir, La Esperanza y Florencia de Mora – que forman parte de Barrio Seguro – se ha suspendido. Esto porque el huaico arrasó con varias casas y las dejó inhabitables, principalmente en El Porvenir”, explicó Paredes.
La coordinadora recordó que durante la emergencia en el distrito de Florencia de Mora, la Policía estuvo dedicada a recuperar la vida normal del barrio, afectada por el colapso del sistema de desagüe. Y en El Porvenir, la asistencia implicó la distribución de unas 11 toneladas de ayuda humanitaria.