Lunes, 26 de Junio del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Plantan 1 millón de árboles en Tambopata y Bahuaja Sonene para enfrentar deforestación

Publicado el 03/03/17

Un millón de árboles de cacao fino y aromático han sido plantados en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata y el Parque Nacional Bahuaja Sonene en Madre de Dios, con el propósito de contrarrestar el avance de la deforestación en la región.

Esta iniciativa se genera en el marco del Proyecto REDD+ Tambopata-Bahuaja Sonene, el cual impulsa la instalación de parcelas con sistemas agroforestales en áreas degradadas colindantes a estas áreas protegidas administradas por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).
Para el 2020, el proyecto plantea la instalación de 4,000 hectáreas de cacao fino aromático asociadas con especies agrícolas temporales y especies forestales permanentes, contribuyendo a las metas de restauración de los bosques peruanos, en el marco de la “Iniciativa 20×20” del World Resources Institute y el Estado peruano.
El Proyecto REDD+ Tambopata-Bahuaja Sonene es una propuesta de sostenibilidad financiera orientada a la conservación de la biodiversidad de los bosques húmedos amazónicos y el desarrollo socioeconómico de las comunidades que viven en el bosque.
Esta propuesta busca consolidar actividades económicas sostenibles, en asociación con más de 300 agricultores agrupados en la recientemente creada Cooperativa Tambopata Candamo, a través de la instalación de sistemas agroforestales que hagan frente al avance de la deforestación generada por el cambio de uso del suelo para actividades agrícolas y mineras en ambas áreas protegidas y sus zonas de amortiguamiento.
Asimismo, promueve la consolidación de acuerdos de conservación y fortalecimiento de la gobernanza ambiental, control y vigilancia territorial en estas áreas protegidas.
El proyecto está validado y verificado bajo los estándares Verified Carbon Standard (VCS) y Climate Community and Biodiversity (CCB) y es ejecutado por la Asociación para la investigación y Desarrollo Integral (AIDER), con el apoyo del Sernanp y el financiamiento de Althelia Ecosphere.