Martes, 19 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Danellandia envía carta abierta a los líderes mundiales

Publicado el 06/03/17

Carta abierta a los líderes

 

Estimado líder:

La actual crisis económica puede llevar al mundo a un nuevo período de profunda recesión y de más privaciones, sobre todo para los más pobres en nuestra sociedad. Es una crisis que afectará no solo a los países desarrollados, sino a todos los países.

Le pedimos leer este artículo atentamente y juntarse con los líderes de todos los países para ayudar a implementar el Plan global de la Paz. También se podría llamar el Plan de Supervivencia de la Tierra. 

Si no está Ud. convencido, le rogamos que visite nuestro sitio www.danellandia.org para ver como Danellandia y este plan se formaron el 28 de marzo de 2004. Sí, hace algunos años y bien antes de la primera gran crisis financiera.

Es hora de construir un mundo mejor y más justo para todos. 

Deseamos que esta generación sea conocida en los libros de historia como la que salvó al mundo y no como la que lo arruinó.

Plan de salvación habrá que ser un plan global de sustancia 

La actual crisis no es solo una crisis económica. Es una crisis de toda la sociedad. Es una crisis global y mundial.

La razón principal de la crisis es la falta de humanidad en muchos campos de la actividad humana, así como la obsesión excesiva con el dinero y con cosas materiales. Esta obsesión, que rinde ciega a mucha gente para ciertos principios y valores, ha llevado a varios tipos de violencia. Algunas personas están dispuestas a hacer cualquier cosa para conseguir siempre más dinero. Algunos hasta cometen violencia extrema y matan o mutilan a otra gente. 

La degradación de la Naturaleza es violencia, dado que el respeto por la Naturaleza es un valor humano de base. La contaminación deliberada de la Naturaleza es un crimen contra la humanidad. ¿Por qué se sigue quemando combustibles fósiles cuando todos sabemos que esto hiere a la Naturaleza y a la gente tan gravemente? 

En muchos países y regiones hay guerras para defender a un sistema socioeconómico y político que es tan imperfecto y que causa daños, dado que no tiene los fundamentos correctos. Algunos desarrollan y usan armas letales para imponerles este sistema a otros. Algunas de estas armas hasta ponen en peligro la existencia misma en este planeta. 

La pobreza es una forma de violencia también. Mucha riqueza se basa en la pobreza de otra gente. Muchos países tienen materias primas, pero siguen siendo pobres. Puede ser aceptable en algunos sistemas económicos, pero no del todo en un sistema basado en la humanidad. 

La explotación comercial es otra forma de violencia. Mucho dinero se acumula a expensas de personas que no tienen otra alternativa que comprar los productos. Muchas veces, los consumidores dependen de los que tienen (el monopolio de) los productos. La humanidad ve a la explotación comercial como abuso de poder. 

Esta lista se podría completar con otros tantos ejemplos. Todo ilustra que nuestro mundo se encuentra en una crisis que no es tan solo financiera. Es una crisis de humanidad o, mejor dicho, de la falta de humanidad.

 

Plan global de la Paz

Para el nuevo mundo inteligente guiado por los valores humanos, que piensa en todos y en la Naturaleza

La vida es definitivamente mucho más que la acumulación de riqueza material. El dinero no provee sino felicidad temporal. Los valores humanos te hacen sentir ser parte de la sociedad. Este sentimiento hace que las personas estén más dispuestas a contribuir al bienestar de esta sociedad.

Global Peace Plan

Para salvar a este planeta y a su gente será necesario otro tipo de política y otro tipo de economía. La solidaridad y el respeto a la Naturaleza tendrán que formar la base de un futuro sólido, verde y sostenible para todos.

La paz en todos sus aspectos para la Humanidad y para la Naturaleza tendrá que ser el objetivo de todos y de todos los países.

El Global Peace Charter o la Carta global de la Paz quiere ser la base para discutir sobre un nuevo tipo de política y de economía.

Los países podrán discutirla, ampliarla y refinarla. También podrán inspirarse en los varios proyectos que propone Danellandia – Pax Mundi. “Clean this world” da un resumen de los más destacados.

En los últimos años, en Danellandia hemos estado pensando intensamente en la Naturaleza y en los valores humanos. Invitamos a todos a visitar nuestro sitio y a dejarse inspirar.

Todos queremos un futuro que sea brillante y sano.

Todos pueden contribuir y todos se beneficiarán. Por favor, firma nuestra petición y envía la carta modelo a las Naciones Unidas. Pide a tus amigos y amigas que hagan lo mismo.

Carta a los líderes

En la carta a los líderes mundiales se les presenta el Plan global de la Paz y se les pide su cooperación para la implementación.

Me llamo Esperanza

Todavía soy niña,
pero muchas veces ya no me siento niña.

Mis padres me dieron el nombre Esperanza.
Esperaban que yo tuviera un futuro mejor.

Nací en un país en guerra.
Una guerra que no puedo entender.

¿Cómo tantos pueden destrozar a otros?
¿Cómo pueden destrozarlo todo?

Quisiera haber nacido en un país pacífico.
En un país sin guerra.
En un país donde la gente se respete.
En un país donde se respete a la Naturaleza.

Donde los niños puedan ir
a la escuela tranquilamente y sin peligro.
Donde puedan aprender mucho sobre la vida.
Sobre lo lindo que puede ser la vida.
Sobre como evitar las guerras.
Sobre como evitar la violencia.

Quisiera haber nacido en un país pacífico.
Donde pudiera aprender una profesión.
Una profesión para ayudar a otra gente.
Una profesión para ganar un sueldo aceptable.
Para mí y para mi familia, que quiero tener.
Para ser felices y para seguir siéndolo.

Quisiera haber nacido en un país pacífico.
En un país donde no haya peligro
para caminar en la calle o en la Naturaleza.

Estoy pensando en los muchos niños
que – como yo – tienen una vida dura.

¿Quién es responsable por todo eso?
¿Dónde sacaron el derecho de hacer lo que hacen?
¿El derecho de causar tanto odio y tanta destrucción?

¿Es por la política, la economía, la religión?
No quiero su política, porque quiero la paz.
Y justicia e igualdad para todos.

No quiero su economía, porque no quiero engañar
a otra gente para ser rico.
Además, no quiero ser rico.
Sólo quiero tener una vida decente.

No quiero su religión tampoco, porque mi Dios
es un dios de la paz y no quiere violencia.

Soy una niña con un corazón.
Un corazón que siente lo que los otros sienten y sufre.

Espero que los que destrozan nuestra vida,
pronto verán que no tienen el derecho de hacerlo.

Espero que pronto verán que están luchando
por las ideas y principios equivocados.
Haciéndolo imposible que tengamos una vida decente.

A veces, sueño con salir de mi país
cuando sea mayor y huir de aquí.
Pero, de verdad, no es lo que quiero.

Quiero quedarme y colaborar con otra gente
para construir una sociedad de paz y de honestidad.

Mi nombre es Esperanza y espero un mundo mejor.
¡Un mundo mejor para todos!