Sábado, 24 de Junio del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Vaticano expresa “preocupación” por decreto antiinmigración de Trump

Publicado el 02/02/17

El Vaticano expresó hoy su “preocupación” por los decretos del presidente estadounidense Donald Trump para construir un muro en la frontera con México y para prohibir temporalmente la entrada Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

“Naturalmente hay preocupación”, declaró el número tres del gobierno vaticano, monseñor Angelo Becciu, a la emisora católica TV2000.
“Somos constructores de puentes, y no de muros, y todos los cristianos deberían reafirmar con fuerza ese mensaje”, agregó.
Becciu recordó que el papa Francisco ha hecho repetidamente hincapié en la necesidad de “integrar a los que llegan, a quienes vienen a nuestra sociedad, a nuestra cultura”.
Trump desató un alud de críticas desde que firmó los decretos para contruir un muro antiinmigración en la frontera con México y para impedir durante 90 días la entrada de ciudadanos procedentes de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.
ONU pide anular decreto
En tanto, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió este miércoles al presidente estadounidense, Donald Trump, que retire su decreto sobre migración que impide el ingreso a Estados Unidos de refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, estimando que esas medidas no evitarán la llegada de terroristas al país.
“Esas medidas deberían ser retiradas lo antes posible”, expresó Guterres a periodistas. “Por cierto esas medidas violan nuestros principios básicos y creo que no son efectivas si el objetivo es realmente impedir que terroristas entren a Estados Unidos”, afirmó.
El pedido de poner fin a las medidas migratorias tiene lugar en medio de una creciente protesta internacional contra las restricciones al ingreso de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen a Estados Unidos, que estarán vigentes durante 90 días.
El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó el viernes un decreto que pone inmediatamente en vigor la prohibición y que también suspende la llegada de refugiados de cualquier origen por un mínimo de 120 días, mientras que la aceptación de refugiados sirios en particular queda indefinidamente bloqueada.