Sábado, 24 de Junio del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Universitario es sancionado con 2,400 dólares por insultos racistas ante Huancayo

Publicado el 10/02/17

Universitario de Deportes fue sancionado con 2,400 dólares por los insultos racistas que profirieron sus hinchas contra el jugador Julio Landauri de Sport Huancayo en el torneo de fútbol de Perú.

“Este año la Comisión de Justicia ha iniciado su trabajo sancionando con una multa al club Universitario de Deportes por el tema de racismo al jugador Julio Landauri”, dijo a la prensa Luis Naval, presidente de la Comisión de Justicia de la Asociación Deportiva de Fútbol (ADFP).
Naval indicó que ameritaba una sanción para que actos racistas no vuelvan a ocurrir en los estadios durante el torneo. La multa a la ‘U’ asciende a 8,100 soles (unos 2,400 dólares)
El último domingo, en pleno partido de Universitario y Sport Huancayo en Lima, el jugador afroperuano Julio Landauri del cuadro del ‘rojo matador’ Huancayo recibió insultos racistas de hinchas que se encontraban en las tribunas.
“Las pifias (silbidos) son algo normal pero estoy preocupado por el tema del racismo. Ojalá no le pase a otros jugadores”, dijo Landauri a la prensa.
Sport Huancayo, en comunicado, solicitó esta semana sancionar a los responsables directos de los actos. Tras los incidentes, Universitario se disculpó con el jugador con mensajes en sus redes sociales.
De su lado, el ministro de Cultura, Salvador del Solar, condenó los actos de racismo y pidió evitarlos. “Un Perú mejor es aquel que reconoce su diversidad y combate el racismo, por eso, condenamos este tipo de conductas, tanto en el fútbol como en cualquier ámbito”, dijo el ministerio en un comunicado.
Según la ADFP, esta amonestación es solo un llamado de atención. Si la barra de la ‘U’ reincide, se vendrían sanciones mayores como el cierre del estadio Monumental.
En 2015, el futbolista panameño Luis Tejada -ahora de la ‘U’- fue víctima de insultos racistas por hinchas de Cienciano del Cusco. La discriminación racial es sancionada en Perú con tres años de cárcel desde el 2013, aunque su aplicación hasta ahora no ha sido del todo efectiva.