Sábado, 23 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Trump y Trudeau se muestran unidos sobre comercio y divididos en inmigración

Publicado el 13/02/17

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, mostraron hoy su voluntad de trabajar juntos y tender “puentes” para mejorar el comercio bilateral, al tiempo que quedaron claras sus profundas diferencias sobre inmigración y acogida de refugiados.

Los dos líderes mantuvieron su primera reunión bilateral desde que Trump asumió la Presidencia de Estados Unidos, el pasado 20 de enero, y después ofrecieron una rueda de prensa en la Casa Blanca, en la que a ambos se les notó algo incómodos y que no contuvo muchos detalles sobre cómo y en qué van a cooperar en los próximos meses.
Lo único que anticipó Trump, en respuesta a una pregunta sobre su promesa de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por los dos países junto con México hace más de 20 años, es que el comercio con Canadá es “espectacular” y que únicamente lo “retocará”.
“Tenemos una relación de comercio espectacular con Canadá. Vamos a retocarla, haremos ciertas cosas que van a beneficiar a nuestros dos países. Es una situación mucho menos grave que lo que ha ocurrido en la frontera sur”, afirmó Trump.
En el caso de México, el mandatario cree que “la transacción (comercial) ha sido extremadamente injusta” para Estados Unidos durante años.
“Vamos a trabajar con México, vamos a hacer que sea un trato justo para ambas partes. Creo que vamos a llevarnos muy bien con México”, añadió Trump, quien subrayó que se encargará de que “todo el mundo esté contento”.
En Canadá, tanto conservadores como liberales consideran que el TLCAN, puesto en vigor en 1994, ha sido clave para el bienestar del país al multiplicar las relaciones comerciales entre Ottawa y Washington hasta convertirlos en los dos mayores socios comerciales del mundo.
Y hoy Trudeau enfatizó durante la conferencia de prensa que “millones de buenos empleos de clase media en ambos lados de la frontera dependen” de esa relación comercial.
La posible renegociación del TLCAN “es una verdadera preocupación para muchos canadienses, porque sabemos que nuestra economía depende mucho de nuestros vínculos, nuestra relación con Estados Unidos”, apuntó el primer ministro.
Por otro lado, Trudeau quiso dejar claro que no va a dar “lecciones” a Trump sobre políticas de inmigración y seguridad, pero a la vez remarcó que Canadá mantendrá su espíritu de “apertura hacialos refugiados”.
El primer ministro destacó que Canadá ha recibido a más de 40.000 refugiados de la guerra civil siria sin comprometer la seguridad nacional, lo que contrasta con la reciente orden migratoria de Trump.