Miercoles, 29 de Marzo del 2017


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Castañeda Lossio: Lima está obligada a respetar contrato sobre peaje

Publicado el 05/01/17

La Municipalidad de Lima está obligada a respetar el orden jurídico y, por lo tanto, la obligación pactada sobre el nuevo peaje de Puente Piedra, contenida en el contrato de concesión suscrito por la gestión de la exalcaldesa Susana Villarán con la concesionaria Rutas de Lima el 9 de enero de 2013.

Así lo señala la comuna metropolitana en un comunicado emitido esta tarde, respecto a la protesta registrada hoy en contra de la instalación de un peaje espejo en la Panamericana Norte.
El documento señala que el  contrato obliga a la Ciudad de Lima a asumir penalidades en caso de incumplimiento “sin perjuicio de las responsabilidades que pueden derivar de la vulneración del artículo 62 de la Constitución Política del Perú”.
“La Municipalidad Metropolitana de Lima está obligada a respetar el orden jurídico vigente de acuerdo a la Constitución y las Leyes”, remarca el escueto comunicado.
En declaraciones a una radioemisora local, el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, afirmó que su gestión municipal está “maniatada” por este contrato, que está garantizado por la ley y la Constitución y que no existe manera de impedir el cumplimiento de ese compromiso sin que la ciudad deba pagar penalidades o, de lo contrario, ir a los tribunales de justicia.
Anotó que poco importa su opinión como persona natural sobre este tema cuando como alcalde de Lima está obligado por la Constitución y las leyes a cumplir esas obligaciones contractuales.
“No hacerlo puede significar una serie de perjuicios económicos a la Municipalidad y al gobierno. Para nosotros no hay salida, solo cumplir la ley nos guste o no “, enfatizó el burgomaestre.
Respecto a la posición de la Defensoría del Pueblo a favor de que se suspenda el peaje, Castañeda Lossio dijo que si esa institución tiene una propuesta jurídicamente respaldada para dar ese paso, le gustaría conocerla.
Esta mañana residentes de Puente Piedra y de distritos aledaños que se sienten afectados por la instalación de un nuevo peaje, protagonizaron una violenta protesta, bloqueando la Panamericana Norte y quemando la garita instalada en el lugar.