Miercoles, 18 de Enero del 2017


Pe|Prom|grati days|1|728x90

156 periodistas muertos en 2016, dos tercios de ellos en países en guerra

Publicado el 05/01/17

Ginebra, ene. 5. Un total de 156 periodistas y trabajadores de medios de comunicación murieron el año pasado en 33 países durante el ejercicio de su profesión -dos tercios en países en guerra-, la cifra más alta en la última década, indicó hoy la Campaña Emblema de Prensa (PEC).

Un comunicado de esa asociación defensora de la libertad de prensa señaló que los estados más mortíferos para los periodistas fueron Irak, con 16 muertos; Siria, con 14; Afganistán, con 13; México con 12; Yemen, con 9; y Guatemala con 7.
Otros seis periodistas perecieron durante el ejercicio de su profesión en India y Pakistán, mientras que cinco murieron en Turquía y cuatro en Brasil. Tres víctimas fueron registradas en Libia, Somalia, Rusia y Filipinas. La PEC contabilizó dos muertes en Finlandia, Kenia, El Salvador, Sudán del Sur y Ucrania.
Con una víctima mortal, cierran la lista Argelia, Bahrein, Bangladesh, Burkina Faso, República Democrática del Congo, Guinea, Honduras, Jordania, Birmania, Perú, Serbia, Estados Unidos y Venezuela.
La PEC incluyó en el recuento los 20 periodistas brasileños que murieron en un accidente de avión en Colombia mientras acompañaban al equipo de fútbol Chapecoense el pasado 29 de noviembre y a los nueve profesionales rusos que perecieron cuando la aeronave que debía llevarlos a Siria se estrelló en el mar Negro el 26 de diciembre.
La cifra de 156 periodista muertos en 2016 supone un incremento de más del 15 % en relación a 2015, año que fue en su día considerado como el más mortífero desde 2006 con 135 fallecidos, conforme a la organización.
“2016 ha sido un año muy difícil para la seguridad de los periodistas. El precio a pagar por la información sigue siendo muy alto, con un promedio de 3 periodistas asesinados cada semana (…). Estos niveles de violencia deben parar ya“, declaró el secretario general de la PEC, Blaise Lempen.
Recordó a los 110 profesionales de la comunicación que perdieron la vida desde 2012 en la guerra de Siria.