Miercoles, 20 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Merkel aspira a un cuarto periodo como líder de Alemania en el 2017

Publicado el 06/12/16

Berlín, dic. 6. La canciller Angela Merkel se prepara para ser reelegida este martes al frente de los conservadores alemanes y lanzar la batalla de las legislativas de 2017, en las que aspira a un cuarto mandato, centrado en la lucha contra el creciente populismo.

Un millar de delegados de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) reunidos en congreso en Essen (oeste) deberían reconducir a Merkel como presidenta, dos semanas después que ésta anunciara su intención de volver a presentarse a la cancillería.
Tras 11 años en el poder, la canciller es la dirigente más longeva en los países occidentales y se aproxima a los récords nacionales de Konrad Adenauer (14 años) y su mentor Helmut Kohl (16 años).
Única candidata a su sucesión al frente de la CDU, la mandataria, de 62 años, definirá las líneas directrices de su programa de campaña en un discurso.
 
 Encarnar la continuidad 
Los delegados de la CDU votarán luego la novena reelección de Merkel como presidenta del partido, a primera hora de la tarde. La última vez, en 2014, obtuvo el 96,75% de los votos.
Al anunciar a finales de noviembre su voluntad de presentarse a las elecciones de 2017, Merkel prometió encarnar la continuidad frente a las turbulencias mundiales, pero no dio detalles sobre su programa.
Se presentó, además, como un baluarte frente al ascenso del populismo en Alemania y en el mundo y una defensora de los valores democráticos, poco después de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.
El Brexit, la dimisión del primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el ascenso del Frente Nacional (extrema derecha) en Francia reforzaron la preocupación en Europa.
Merkel avisó de que, dado el contexto, la próxima campaña electoral será la más difícil desde la reunificación del país, en 1990.
En el último año, la canciller ha tenido que afrontar críticas sin precedentes tras la llegada de 900.000 demandantes de asilo a Alemania en 2015, un movimiento migratorio que suscita preocupación en el país.
La dirigente se enfrenta, además, al rápido ascenso de una derecha populista y xenófoba, Alternativa para Alemania (AfD), en un país que pensaba estar inmunizado contra esta amenaza, desde la caída de Hitler.
La formación ultraderechista, que obtendría el 13% de los votos, según los sondeos, saca beneficio de los miedos de parte de la población, sobre todo en la antigua RDA, que se siente rebajada socialmente y que rechaza las élites.

Protestas contra la política de Merkel en Alemania. (AFP)
 
Discurso contra el islam 
La AfD adoptó un virulento discurso contra el islam y los migrantes, que seduce a amplios sectores de la población en países como Estados Unidos o Reino Unido.
Frente al descontento de muchos alemanes, la CDU quiere endurecer su discurso en materia de inmigración, abogando por un aumento de las devoluciones de migrantes a la frontera.
La prohibición del velo integral, aunque sea un fenómeno marginal en Alemania, también se debatirá entre este martes y el miércoles en el congreso del partido conservador.
Pese a las tensiones, Merkel llamó a celebrar la campaña electoral de forma sosegada. “No quiero que la batalla electoral en Alemania se lleve a cabo con el tono que hubo por momentos en Estados Unidos. Queremos enfrentarnos con respeto”, dijo al diario WAZ.
Desde que se anunció la candidatura de Merkel, la CDU ha mejorado sus perspectivas electorales. Un sondeo le atribuye un 37% de las intenciones de voto, frente al 22% de los socialdemócratas.
Temas: ,