Sábado, 19 de Agosto del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Atlético Nacional busca un “sueño” en Japón con el recuerdo al Chapecoense

Publicado el 10/12/16

La expedición del Atlético Nacional de Medellín llegó este sábado por la mañana a Japón tras casi dos días de viaje para afrontar el Mundial de Clubes, un torneo que los Verdolagas califican de “sueño”.

“Es un sueño hecho realidad estar acá y con la ilusión de hacer un buen torneo”, admitió el entrenador Reinaldo Rueda ante los periodistas nada más aparecer por la terminal del aeropuerto de Kensai, al sur de Osaka.
El equipo colombiano debutará en el Mundialito en la primera semifinal, el jueves 14 ante el Kashima Antlers japonés o el Mamelodi Sundowns sudafricano.
Antes de pensar en ese partido, los colombianos deberán recuperarse del largo viaje (la expedición partió de Bogotá el día 8 por la tarde e hizo escala al día siguiente en París) y adaptarse al cambio horario.
“Ahora vamos a instalarnos en el hotel y después haremos alguna actividad, la idea es salir a caminar un poco para que se acorte el día y llegar bien en la noche para que ayude en el encuadre con el uso horario”, explicó Rueda.
El sueño Verdolaga es disputar la final al todopoderoso Real Madrid, pero por el momento los colombianos solo piensan en el primer partido. “Sabemos que para nosotros el partido más importante es el primero porque si no ganamos será imposible jugar la final contra el Real Madrid que es lo que todos queremos”, aseguró el capitán Alexis Henríquez”.
El central admitió también que el grupo no solo debe adaptarse al nuevo horario, sino a jugar en invierno en Japón y a una altitud menor a la que están acostumbrados. “Quedan días (para adaptarse) y esperemos que no nos afecte”, insistió.
“Vamos a dar todo para conseguir este mundial porque si lo hacemos somos conscientes de que haremos historia para el fútbol colombiano y sudamericano”, recalcó el veterano defensa, que no teme enfrentarse al Real Madrid en la final: “Tenemos nuestras condiciones y en la cancha seremos once contra once”.